BLOG DEL VIAJE A MÉRIDA por A. López
PULSE PARA IMPRIMIR
 
Directorio:
Otros Blogs:

Alberca

Almagro

Arribes del Duero

Baeza

Cataluña

Córdoba

Cáceres

Cuenca la Mancha

Extremadura y Portugal

Burgos

Gibraltar y Marruecos

La Rioja

Campo de Criptana

Granada

Granada

Granátula de Calatrava

Herrera del Duero

Hoces del Duratón

Huesca y Lérida

Ibiza

La Vera

Monfragüe

Plasencia

Polientes

Pueblos de Andalucía

Río Duero

Río Lobos

Sevilla

Teruel

Valencia

Zaragoza

INTRODUCCIÓN

Llevamos bastantes salidas fallidas donde habíamos elegido la ciudad de Mérida para pasar un fin de semana, en esta ocasión decidimos realizarla porque el fin de semana dispone de un día más y también porque las previsiones del tiempo sin inmejorables. Conocíamos Mérida desde hace muchas décadas y a través de las informaciones descubrimos que es una localidad donde ha crecido su interés histórico y turístico según las piedras van saliendo a la luz.

Itinerario del viaje a Mérida

EL VIAJE

Día 12 de febrero (jueves)

Ruta: Madrid-Mérida Km 342; tiempo estimado 3h 42'

Calles de Mérida (España)

Salimos directamente en dirección Extremadura por la A-5 , es última hora de la tarde, pongo en el tom-tom las coordenadas del parking de Hernán Cortes de Mérida, se encuentra situado en un sitio inmejorable para pasar el fin de semana.

La salida de Madrid es bastante fluida y no hay ninguna retención lo que nos permite llegar a Mérida pasadas las 22,00 horas, justo para cenar.

Nuestra sorpresa viene cuando intentamos acceder al parking porque el vigilante nos indica que las autocaravanas no pueden pasar la noche en el parking. Tampoco nos deja coger el ticket de entrada pese a que en sus carteles de acceso indica que esta “LIBRE”, primero son excusas de que están llenos como vemos que no es cierto, al final el problema es que la dirección les ha prohibido el acceso de las autocaravanas por lo que todos conocemos y es la competencia con un negocio local.

Llamamos al teléfono 092 de la Policía Local , un agente nos indica que esto que esta haciendo el parking es algo irregular pero que ellos no pueden obligarles a que nos permitan la entrada, nos habilitan un lugar para pasar la noche y nos recomiendan que al día siguiente hagamos una reclamación.

Nos marchamos hasta un solar situado enfrente de este parking en la misma calle de Cabo Verde.

Día 13 de febrero (viernes)

Ruta Mérida

Cigüeñas de Mérida (España)

Nada más levantarnos nos dirigimos al parking Hernán Cortes de Mérida con la intención de permanecer todo el fin de semana, el cartel de acceso indica: “LIBRE”, antes de entrar nos dicen que mejor nos vayamos al camping porque no podemos pasar la noche y antes deberíamos de abandonar el parking, sacamos el ticket y nos dirigimos a las oficinas para hablar con el responsable de la concesión.

Primero nos quieren hacer ver que el sitio que tienen reservado es exclusivamente para autobuses, pero después de comprobar durante toda la noche que las plazas han estado libres pues todo esto no cuadraba. El problema subyace por lo que todos nos estamos imaginando y es la presión de intereses con un negocio de la zona que les denuncia para que las autocaravanas no pasen la noche en el interior de un parking y no lo haga en sus instalaciones.

Como después de casi media hora de conversación con la responsable de la empresa sin conseguir que se aparte un ápice de sus planteamientos, nos indica que no podemos pasar la noche en el interior del parking pese a contradecir las normas de funcionamiento de un parking público y de sus propias normas publicadas en su web. Les hacemos ver que nada de todo esto como nos advirtió la policía municipal esta en las normas de utilización del parking.

Parking de Mérida (España)

Hacemos la oportuna reclamación por escrito ante la Junta de Extremadura que haremos llegar a su departamento de consumo para que tome las medidas oportunas con la dirección de este parking porque no es una forma de gestionar un parking público.

Nada más salir vemos como llega una autocaravana con matricula alemana de la marca NIESMANN+BISCHOFF es del modelo Arto 88 y llama la atención por la imponente doble ejes de ruedas traseras y por lo nueva que es, además de por su precio que supera con mucho los 140.000 euros, por lo que se trata de un turista de gasto económico alto. El vigilante le dice que no puede aparcar y que se vaya al camping. Luego podemos saber que han cogido las estas referencias del aparcamiento por medio de Internet y como les han dicho que no pueden aparcar siguen su ruta hasta el siguiente destino en Cáceres donde tiene señalado que hay un área de autocaravanas.

Todo esto nos parece lamentable que una familia de turistas que vienen desde Alemania para poder ver la ciudad de Mérida y por culpa de los responsables de este aparcamiento se marchan hasta otra localidad cercana, dejando a todos los negocios de la ciudad sin posibilidad de beneficiarse de la llegada de una familia alemana en lo referente a su consumo en: museos, restauración, combustibles, etc.

Plano Circo Romano de Mérida (España)

Esta familia alemana no domina en idioma español y si le dicen que han cambiado las normas publicitadas en todas las páginas web sobre la posibilidad de aparcar con seguridad en un recinto cerrado y con vigilancia por un importe de 18 euros pues lógicamente no pierde ni un minuto más y se marchan hasta su siguiente destino porque durante su recorrido por España no viene para ver exclusivamente Mérida, sino que paran en las localidades que tiene facilidades para aparcar su autocaravana.

Circo romano de Mérida (España)

Damos por zanjado nuestro tiempo de reclamaciones y pensamos que lo mejor será dejar la autocaravana en el parking hasta el tiempo que nos indican, sacarla y dormir en cualquiera de las calles cercanas que tengamos un hueco, regresar mañana por la mañana pasar el día y volver a sacarla de noche.

La solución de acudir al Camping de Mérida, además de entrar en este juego, es que esta a 4 o 5 Km . de Mérida, esta en un polígono industrial sin posibilidad de un fácil transporte hasta la ciudad por lo que más que una situación favorable para visitar Mérida es completamente un verdadero problema, además lleva añadido es que nosotros vamos a pernoctar a los camping cuando lo creemos oportuno porque vayamos a hacer campismo o por su situación geográfica, porque queremos sacar mesas y sillas o bien por su situación de fácil acceso a la ciudad que estemos visitando.

Nos vamos a visitar los monumentos de la ciudad. Comenzamos por el teatro y el anfiteatro romano de Mérida. Los horario de invierno es entre las 9.30 y las 18,30 horas.

En la taquilla sacamos la entrada válida para todos los monumentos del consorcio de Mérida, básicamente todos los monumentos que dependen de la Junta de Extremadura, incluido con la visita guiada, son 15 euros para adultos y 9 euros la tarifa reducida. Nos dan hora para las 12,00.

Gradas del circo romano de Mérida (España)

Hasta el momento de la visita guiada aprovechamos el tiempo en ir hasta el antiguo circo romano situado en la avenida de Juan Carlos I, es uno de los monumentos que se encuentra un poco más alejado pero en 10 minutos llegamos andando.

El diseño de la ciudad romana era planificada por grandes arquitectos que utilizaban sus conocimientos para diseñar cada una de sus dependencias. El circo romano se colocaba a las afueras de las ciudades en terrenos fuera de los recintos amurallados.

El circo era el espectáculo por excelencia de las masas en la época romana, este recinto en concreto podía albergar más publico que toda la población de la ciudad de Mérida, estimado en 30.000 personas, por lo que se deduce que para presenciar sus espectáculos acudían personas de toda la región. Dichos espectáculos, en algunas ocasiones, los financiaba algún rico personaje de las clases dirigentes para conmemorar algún evento personal o simplemente con fines electorales o propagandísticos.

La ciudad romana por excelencia debía de albergar uno de estros edificios públicos y que por su extensión y capacidad de espectadores representaban el nivel de la ciudad dentro del imperio.

Maqueta del circo romano de Mérida (España)

El circo romano de Mérida es uno de los más extensos y mejor conservados de todo el Imperio Romano, tiene cuatrocientos tres metros de largo por noventa y seis metros de ancho. Dentro de ese recinto había unas gradas que podían albergar hasta treinta mil espectadores, siendo un espacio mayor de los que tenía la ciudad pero fue construido para que pudiera dar cabida a muchas de las personas de la región que acudían en las temporadas de fiestas y celebraciones.

Esta edificado en un valle artificial especialmente drenado por atarjeas, un sistema formado por tuberías de ladrillo que evitaban la acumulación del agua de la lluvia, muy semejantes a los actuales campos de fútbol.

La planta del recinto es un rectángulo y en los extremos hay dos semicírculos, en uno de ellos era el lugar por donde salían los vencedores y en el otro correspondía a la salida de los carros. La magnitud de sus proporciones hizo que se construyera a unos 400 metros del resto de las edificaciones para poder contener al inmenso gentío que llegaba a la ciudad procedente de toda la península.

Las dimensiones de la planta son 440 metros de largo por 115 metros de ancho, responde al modelo más común de este tipo de edificios. Se estructura con forma alarga, consta de dos lados mayores paralelos y dos menos contrarios, uno de estos se cierra en semicírculo y el otro lo hace en una línea recta curvada por los dos extremos. A lo largo de los lados se encuentran las gradas que eran divididas como en el teatro según la condición social del espectador, en uno de los ejes centrales se levantaba la tribuna donde se hallaba el patrocinador del espectáculo y en el lado contrario la tribuna ocupada por los jueces.

Circo romano de Mérida (España)

El interior se encuentra el graderío, adopta la clásica división por cáveas donde cada clase social tiene su lugar reservado. La arena ocupa una extensión de 30.000 metros cuadrados . Su parte central se divide en dos partes: la arena en latín arena y la Spina , corresponde con el muro bajo y aislado coronado de obeliscos, estatuas y otros ornamentos semejantes. La espina formaba sobre la arena dos calles por donde corrían las cuadrigas.

La llegada del cristianismo en el siglo IV se siguió ofreciendo espectáculos pero esto solamente duro hasta el siglo VI d.C. Con la perdida de los usos llegó el abandono y mucho de sus piedras sirvieron para la reutilización en las casas, durante siglos el recinto quedó colmatado por la erosión y ha llegado a nuestros días.

Las inscripciones en las piedras demuestran la importancia de este espectáculo por su afición a los caballos en esta parte de la península, esta totalmente acreditado que el mejor de los aurigas (conductor de cuadrigas) de todo el Imperio era el lusitano Cayo Apuleyo Diocles, que fue el mejor conductor de carros de toda la historia de la Antigua Roma y seguramente comenzara su carrera en el circo emeritense.

Portada al circo romano de Mérida (España)

Las carreras de cuadrigas eran el gran espectáculo en la época del Imperio Romano. Sus salvajes y agresivas competiciones eran seguidas por un enfervorizado público de masas.

La carrera de Diocles se extendió durante 24 años, una carrera inusualmente larga, durante los cuales logró 1.462 victorias, la gran mayoría de ellas en las competiciones y recintos más importantes del Imperio de Roma.

Recientemente se ha hecho una comparación para saber quien ha sido el deportista que más dinero ha ganado en el mundo y se ha demostrado que Diocles llegó a acumular una fortuna total de 35.863.120 sestercios, suficiente para, por ejemplo, mantener al ejército romano durante dos meses. Haciendo una traslación a la época actual podemos afirmar que abría acumulado un dinero por la participación en las competiciones equivalente a 15.000 millones de dólares, pudiéndose considerarse el deportista mejor pagado de toda la historia del mundo.

La historia de Diocles ha llegado a nuestros días gracias a las inscripciones en las piedras de los hipódromos donde se describían sus victorias, una de ellas estaba en el circo de Roma, cerca del actual Vaticano y decía:

C (aivs)  [Appv]LEIVS DIOCLES AGITATOR FACTIONIS RVSSATAE / [nati]ONE HISPANVS LVSITANVS ANNORUM XXXXII MENS (ivm)  VII D (iervm)  XXIII / [pri]MVM AGITAVIT IN FACTIONE ALB (ata)  ACILIO AVIOLA ET CORNELIO PANSA CON (n) S(vlibvs) / [primv]M VICIT IN FACTIONE EADEM M (anio) ACILIO GLABRIONE C (aio) BELLICIO TORQVATO CON (n) S( vlibvs)  / [itemp]RIMVM AGITAVIT IN FACTIONE PRASINA TORQUATO ASPRENATE II ET ANNIO LIBONE CO (n) S (vlibvs) PRIMVM VICIT / [in faction]E RVSSATA LAENATE PONTIANO ET ANTONIO RVFINO CO (n) S (vlibvs)  SVMMA QVADRIGA AGITAVIT ANNIS XXIIII MISSVS OSTIO IIII  (mille) CCLVII / [vicit I (mille)  CCC] CLXII A POMPA CX SINGVLARVM VICIT I (mille) LXIIII INDE PRAEMIA MAIORA VICIT LXXXXII XXX (milivm)  XXXII EX HIS SEIVGES III XXXX (milivm)  XXVIII / [ex his seivge]S II L(milivm) XXVIIII INDE SEPTEIVGE I LX( milivm)  III BINARVM VICIT CCCXXXXVII TRIGAS AD HS XV (milia)  IIII TERNARVM VICIT LI AD HONOREM VENIT II (milia)  /  [DCCCC tvlit s]ECVNDAS DCCCLXI TERTIAS DLXXVI QVARTAS AD HS I (mille)  I FRVSTRA EXIT I (mille) CCCLI AD VENETVM VICIT X AD ALBATVM VICIT LXXXXI INDE AD HS XXX (milia)  II / [rettvlit qvaest]VM HS CCCLVIII LXIII (milivm)  CXX PRAETEREA BIGAS MI (liarias)  VICIT III AD ALBATV(m) I AD PRASINV (m)  II OCCVPAVIT ET VICIT DCCCXV SVCCESSIT ET VICIT LXVII / [praemisit et vici]T  (?)  XXXVI VARIIS GENERIBUS VIC (it)  XXXII ERIPVIT ET VICIT DII PRASINIS CCXVI VENETIS CCV ALBATIS LXXXI EQVOS CENTENARIOS FECIT N (vmero) VIIII ET DVCENAR (ivm)  I / INSIGNIA EIVS / [3]TO SIBI QVO ANNO PRIMVM QUADRIGIS VICTOR EXSTITIT BIS ERIPVIT BIS ACTIS CONTINETVR AVILIUM TEREN (tivm)  FACTIONIS AVAE PRIMVM OMNIVM VICISSE I (mille) XI EX QVIBVS ANNO UNO PLVRIMVM VINCENDO VICIT / [3 at Diocles qvo an]NNO PRIMVM CENTVM VICTORIAS CONSEVTVS EST VICTOR CIII SINGVLARVM VICIT LXXXIII ADHUC AVGENS GLORIAM TITVLI SVI PRAECESSIT THALLVM FACTIONIS SVAE QVI PRIMVS IN FACTIONE RVSSATA / [3 at Dio]CLES OMNIVM AGITATORVM EMINENTISSIMVS QVO ANNO ALIENO PRINCIPIO VICTOR CXXXIIII SINGVLARVM VICIT CXVIII QVO TITVLO PRAECESSIT OMNIVM FACTIONVM AGITATORES QVI VNQVAM / [certaminibvs lvdorvm ci]RCENSIVM INTERFVERVNT OMNIVM ADMIRATIONE MERITO NOTATVM EST QVOD UNO ANNO ALIENO PRINCIPIO DVOBVS INTROIVGIS COTYNO ET POMPEIANO VICIT LXXXXVIIII LX (milia)  I L (milia)  IIII XL (milia)  I XXX (milia)  II / [ille 3 fact]IONIS PRASINAE VICTOR I (mille) XXV PRIMVM OMNIVM VRBIS CONDITAE AD HS L (milia)  VICIT VII DIOCLES PRAECEDENS EVM INTROIVGIS TRIBVS ABIGEIO LVCIDO PARATO L (milia)  VICIT VIII / [item praecedens C]OMMUNEM VENVSTVM EPAPHRODITVM TRES AGITATORES MILIARIOS FACTIONIS VENETAE [qui] AD HS L VICISSENT XI DIOCLES POMPEIANO ET LVCIDO DVOBVS INTROIVGIS L (milia)  VICIT / [XII(?) ille 3] FACTIONIS PRASINAE VICTOR I(mille)XXV ET FLAVIVS SCORPUS VICTOR II XLVIII ET POMPEIVS MVSCLOSVS VICTOR III DLVIIII TRES AGITATORES VICTORES VI DCXXXII AD HS L (milia) VICERVNT XXVIII / [at Diocles omnivm agitatorvm emi]NENTISSIMVS VICTOR I (mille) CCCCLXXII L (milia) VICIT XXVIIII NOBILISSIMO TITVLO DIOCLES NITET CVM FORTVNATVS FACTIONES PRASINAE IN VICTORE TVSCO VICTOR CCCLXXXVI L (milia)  VICIT IX DIOCLES / [in victore Pompeiano victo]R CLII L (milia) VICIT X LX (milia)  I NOVIS COACTIONIBVS ET NVMQVAM ANTE TITVLIS SCRIPTIS DIOCLES EMINET QVOD VNA DIE SEIVGES AD HS XL (milia)  MISSVS BIS VTRASQVE VICTOR EMINVIT ADQVE AMPLIVS / [3] SVISQVE SEPTEM EQVIS IN SE IVNCTIS NVMQVAM ANTE HOC NVMERO EQVORVM SPECTANO CERTAMINE AD HS L (milia)  IN ABIGEIO VICTOR EMINVIT ET SINE FLAGELLO ALI(i)S CERTAMINIBVS AD HS XXX (milia)  / [vicit 3]VM VISUS ESSET HIS NOVITATIBVS DVPLICI ORNATVS EST GLORIA INTER MILIARIOS AGITATORES PRIMVM LOCVM OBTINERE VIDETVR PONTIVS EPAPHRODITVS FACTIONIS VENETAE / [qvi temporibvs Imp (eratoris)  nostri Anto]NINI AVG(vsti) PII SOLVS VICTOR I (mille) CCCCLXVII SINGVLARVM VICIT DCCCCXI AD DICOLES PRAECEDENS EVM VICTOR I( mille) CCCCLXII INTER SINGVLARES I (mille) LXIIII ISDEM TEMPORIBVS / [Pontivs Epaphroditvs eripvit] ET VICIT CCCCLXVII Diocles ERIPVIT ET VICIT DII DIOCLES AGITATOR QVO ANNO CXXVII ABIGEIO LVCIDO POMPEIANO INTROIVGIS TRIBVS VICTOR CIII INTER / [3 inter em]INENTES AGITATORES INTROIVGIS AFRIS PLVRIMVM VICERVNT PONTIVS EPAPHRODITVS FACTIONIS VENETAE IN BVBALO VICIT CXXXIIII POMPEIVS MVSCLOSVS FACTIONIS PRASINAE / [3 vicit] CXV DIOCLES SVPERATIS EIS IN POMPEIANO VICTOR CLII SINGVLARVM VICIT CXXXXIIII AMPLIATIS TITVLIS SVIS COTYNO GALATA ABIGEIO LVCIDO POMPEIANO INTROIVGIS QVINQVE / VICTOR CCCCXXXXV SINGVLARVM VICIT CCCLXXXXVII.

Entrada al Teatro romano de Mérida

 

“Cayo Apuleyo Diocles, auriga de la facción roja, de nación hispano lusitano, con 42 años, 7 meses y 23 días.
Corrió por primera vez en la facción blanca, siendo cónsules Acilio Aviola y Cornelio Pansa . Venció por primera vez en la misma facción siendo cónsules Manio Acilio Glabrión y Cayo Belicio Torcuato.

 

 

Corrió por primera vez en la facción verde siendo cónsules Torcuato Asprenate por segunda vez y Anio Libón.
Ganó por primera vez en la facción roja siendo cónsules Lenas Ponciano y Antonio Rufino, condujo cuádrigas 24 años.

Salió de la puerta ¿-? 4.257.
Venció 1.462, 110 a pompa.
Venció en singulares 1.064 veces, de entre ellas 92 premios mayores: el de 30.000 32, tres de ellas con tiro de seis caballos; el de 40.000 28, dos de ellas con tiro de seis caballos; el de 50.000 29, dos de ellas con tiro de siete caballos; el de 60.000 tres veces; en los desafíos de dos carros 347, 4 de ellas con un tiro de tres caballos, 15.000 sestercios; en los de tres carros venció 51.

Consiguió los honores en 1.462 carreras, segundos 861, terceros 576, cuarto una vez con premio de 1.000, y salió en vano 1.351 veces.

En la facción azul venció 10, en la blanca 91, de ellas dos con premio de 30.000 sestercios.

Obtuvo una ganancia de 35.863.120 sestercios, y además ganó con tiros de dos caballos miliarios 3, 1 en los blancos y 2 en los verdes. Tomó la delantera y venció en 815, quedó retrasado ganó en 67, perdió la delantera y ganó en 36.
En otros géneros ganó 42.

Adelantó a todos y venció 502, 216 en los verdes, 205 en los azules 81 en los blancos.

Hizo centenarios a 9 caballos y bicentenario a 1. Sus distinciones cuando un año ganó con un tiro de cuatro caballos por una cabeza dos veces y adelantando a todos dos veces. Según consta en las actas Avilio Terencio, de su facción, fue el primero que venció 1.011, desde lo cual muchos vencieron. Diocles, el año que por primera vez 100 victorias consecutivas, fue vencedor 103, venció en singulares 83.

Además de esto, aumentando la gloria de sus títulos, superó a Talo, de su facción, que por primera vez en la facción roja Diocles, el más eminente de todos los aurigas, venció en un año 134 cediendo el inicio, en singulares 118, títulos que lo elevan por encima de todos los aurigas que jamás corrieron en los certámenes de los juegos circenses.

Todos repararon y admiraron el mérito de que, cediendo el inicio y con un tiro de dos caballos, llevando en su yugo a Cotino y a Pompeyano, venciese 99, 1 60.000, 4 de 50.000, 1 de 40.000 y 2 de 30.000 de la facción verde, venció 1.025, el primero de todos desde la fundación de la ciudad que venció en 7 carreras de 50.000 sestercios.

Diocles le superó y venció 8 veces con tres, llevando en su yugo a Abigeio, Lúcido y Parato. Asimismo superó a Comunis, Venusto y Epafrodito, tres aurigas miliarios de la facción azul que ganaron 11 en de 50.000 sestercios. Diocles, con dos, Pompeyano y Epafrodito, venció en de 50.000 ¿12? de la facción verde, vencedor 1.025, Flavio Escorpo, vencedor 2.048, Pompeyo Musculoso, vencedor 3.559, tres aurigas que vencieron 6.632 , 28 de ellas de 50.00 sestercios. Diocles, el más eminente de todos los aurigas, ganó 1.462, 29 de 50.000 sestercios.

Con nobilísimo esplendor brilla Diocles.
Si Fortunato, de la facción verde, con el vencedor Tusco, ganó 386, 9 de 50.000 sestercios. Diocles, con el vencedor Pompeyano, ganó 152, 10 de 50.000 sestercios y 1 de 60.000.

Diocles descolló con nuevas proezas y marcas nunca antes registradas, como ganar en un día dos veces de 40.000 sestercios con un tiro de seis caballos, y, aún más, con un tiro de siete caballos uncidos entre sí, espectáculo nunca visto hasta entonces con ese número de caballos, venció en un certamen de 50.000 sestercios, y descolló victorioso con Abigeio y sin látigo.

Ganó en otros certámenes de 30.000 sestercios como estas novedades se vieron por primera vez está doblemente ornado por la gloria. El que parece haber obtenido el primer lugar de entre los aurigas miliarios, Poncio Epafrodito, de la facción azul, sólo ganó 1.467, 940 singulares, en tiempos de nuestro emperador Antonino Pío Augusto.

Diocles ganó 1.462 veces, 1.064 singulares.

En este mismo tiempo Epafrodito venció adelantando a todos 467.

Diocles venció adelantando a todos 502.

El auriga Diocles venció este año 127, con Abigeio, Lúcido y Pompeyano; Poncio Epafrodito, de la facción azul, venció con Búbalo 134; Pompeyo Musculoso, de la facción verde, con, venció 115.

Diocles los superó, ganó con Pompeyano 152, 144 singulares. Y, aumentando su gloria, ganó 445, 397 singulares, llevando en yugo a los cinco Cotino, Gálate, Abigeio, Lúcido y Pompeyano

 

El segundo texto procede del templo de la Fortuna Primigenia de Praeneste, donde decidió retirarse hasta el fin de sus días. De su muerte no se sabe nada.
Se piensa que murió en Praeneste, rico y con buena posición social.
Dejó dos hijos, chico y chica, Cayo Apuleyo Nimfidiano y Nimfidia, que dedicaron a su padre una estatua de la cual era basa la estela de la inscripción. El texto es el siguiente:”

 

Desde aquí regresamos hasta el teatro de Mérida donde tenemos la visita guiada a las 12,00 horas.

Acueducto San Lázaro de Mérida (España)

Antes de llegar tenemos tiempo de contemplar una buena parte del acueducto Rabo de Buey-San Lázaro. Es una canalización que toma el agua de varios arroyos y manantiales: Valhondo, La Tomas y Casa Herrera. En sus primeros tramos transita por un canal subterráneo, formando una amplia red de galerías, con bóvedas de medio punto. Par su limpieza y mantenimiento están dotadas de una serie de registros para poder acceder al interior.

Deposito arqueológico de Mérida (España)

La parte que mejor se conserva es ya el propio acueducto a la llegada a Mérida en las cercanías de la Casa del Anfiteatro, desde donde se puede ver una gárgola con cabeza de león por donde salía el agua del acueducto para llenar un depósito de distribución.

Visitar la ciudad de Mérida es un viaje fantástico a los comienzos de nuestra era, es un ejercicio de poesía para descubrir lo que las piedras nos quieren decir y es que las piedras hablan.

Mérida es una de las ciudades del mundo donde en todo momento esta presente la arqueología, mucho de lo que te cuentan tienes que imaginarlo y tienes que apoyarte en el estudio de las piedras, este arte se llama Epigrafía.

En el imperio romano había una creencia principal y es que después de la muerte no había nada y lo peor que la propia muerte era siempre el olvido. La historia de los principales miembros de la sociedad ha llegado a nuestros días por sus inscripciones en la piedra. La mayoría de las inscripciones de Mérida son de carácter funerario, corresponden con el periodo visigodo pero donde más prevalecen es en tiempos del Arte Romano, quizás esta tradición llevó con la llegada del cristianismo a permanecer entres sus costumbres. El texto más importante de este último periodo es el relativo a la mártir santa Eulalia descubierto en la iglesia del mismo nombre.

Piedra sobre piedra en Mérida (España)

La visita a Mérida es un ejercicio de ensoñación y como soñar no ocupa lugar nos vamos a dar un baño de piedras, de sueños y de imaginación.

Desde la parte más alta del conjunto se puede ver como era el trazado de la ciudad romana de Emerita Augusta, con sus calles rectas, paralelas, perpendiculares. Se puede apreciar como la ciudad estaba rodeada de colinas que servían de protección natural y para dar forma a la estructura del teatro y el anfiteatro, además de la posibilidad de obtener agua limpia, grandes bosques y buenas huertas era un lugar perfecto que definió el éxito de esta ciudad como una de las más importantes del Imperio Romano.

La visita comienza desde la parte más alta que se encuentra en la parte posterior al escenario del Teatro Romano donde se halla el Aula Sacra, situada en el eje central formado por la puerta principal del escenario, el pozo y el aula sacra.

El aula sacra era el recinto o capilla donde se realizaban los rezos al culto del emperador Augusto representado por la imagen con la cabeza de mármol. El emperador era considerado un dios después de muerto, pero también es venerado en vida, así que era preciso rendirle culto en los auguras privilegiados de los espacios públicos, tanto más en una de las provincias más alejadas del Roma como era la Lusitania. Las paredes fueron levantadas con piedra y ladrillos, el suelo estuvo pavimentado de losas de mármol de varios colores traídos desde distintos rincones del imperio, su acceso era a través de una reja de la que quedan huellas de las marcas de su encaje.

Aula Sacra en el teatro de Mérida (España)

Estaba presidido por la escultura del Emperador Augusto vestido como jefe religioso con la cabeza cubierta, también estaba la imagen de Tiberio y su hijo adoptivo Druso el Mayor.

La habitación tenía una función eminentemente propagandística de los muchos éxitos del imperio donde se situaban epitafios y relieves que hablaban de la historia de Roma. Donde las autoridades y los actores daban gracias al emperador por la participación en el teatro, al comienzo y a la salida de cada representación.

En el camino entre el Aula Sacra y la entrada al teatro o valva regia se encuentra el pozo, era el elemento hidráulico que permitía regar los jardines del peristilo, aunque se cree que pudiera haber tenido algún tipo de protagonismo durante los sacrificios o invocaciones del teatro.

Los sacerdotes del culto imperial eran conocidos como flamines se encargaban de realizar las ceremonias y sacrificios de glorificación al emperador. Podemos suponer que este culto estaba en relación con los juegos teatrales, por cuanto que el Teatro no era utilizado solamente para representar obras dramáticas.

Peristilo del teatro de Mérida (España)

A la izquierda se encuentra el Peristilo, es una zona ajardinada que servia para el ocio y la expansión de los actores. Tiene forma rectangular rodeada de dobles columnas de orden jónico construidas con tambores de piedra y ladrillo luego eran revestidas y pintadas para imitar el mármol. Sobre estas un entramado de madera a un agua para facilitar la sombra y conducir la lluvia hacia los canales laterales construidos con ladrillo poroso que servían para irrigar agua a los jardines laterales. En los pasillos había canales de mármol por donde circulaba el agua para bajar la temperatura del ambiente.

La construcción del teatro de Mérida obedece a su promotor a Marco Agripa cónsul de Emerita, inaugurándose entre los años 16 y 15 a .C. según se indica en las dos puertas de acceso al teatro, siguiendo el modelo Vitrubianos. La llegada del cristianismo a la península Ibérica supone el abandono de todos los recintos teatrales considerando las representaciones teatrales como inmorales, lo que le lleva al abandono definitivo. Con el paso de los siglos sus piedras se reutilizan en otros edificios, sus columnas se van cayendo y su estructura se colmata de tierra, manteniéndose visible solamente la parte más alta del graderío. Las piedras que quedaron expuestas eran conocidas como las “siete sillas”, se decía que durante la dominación morisca se sentaban los siete reyes moros para deliberar sobre los destinos de la ciudad.

Teatro romano de Mérida (España)

El teatro empezó a construirse con sillares de piedra extraído cerca de una cantera local, acompañado de vigas de madera, baldosas y tejas. Se trajeron gran cantidad de mármol para el revestimiento exterior, dando un acabado al conjunto de los más hermosos de todo el imperio romano.

La ciudad de Emerita no era muy aficionada al teatro pero era una cuestión de prestigio el poder celebrar las representaciones porque no había ciudad romana que no tuviera su recinto teatral.

El teatro se planificó para una capacidad de seis mil espectadores, una cantidad ya considerable, en una estructura semicircular. Estos se distribuían entre las gradas de acuerdo a su rango social en tres sectores de gradas, de arriba abajo cáveas summa, media e ima.

Al teatro se accedía por 13 puertas que distribuían a la gente en las gradas por medio de los vomitorios, en el centro y en la parte más baja se situaba la orquesta con forma semicircular y 30 metros de ancho, las tres gradas superiores era destinadas a la clase más alta, además estaban delimitadas por un murete, esta parte de la orquesta esta revestida de mármoles en su frente tenían un podium vertical llamado frons pulpiti.

Diosa Ceres en el Teatro Romano de Mérida (España)

Una de las puertas comunica con el anfiteatro de Mérida, se abre al público por una de sus 16 puertas abiertas a lo largo del perímetro de la fachada. Tiene una estructura con forma de óvalo o elipse, por ser esta la forma más común que los romanos daban a sus anfiteatros. En los extremos del eje mayor se abren dos grandes puertas utilizadas normalmente por los gladiadores pudieran acceder a la arena.

La entrada triunfal de los actores era uno de los mayores acontecimientos de la representación desfilando con todas sus armas al son de la música y, tras el saludo ritual, se iniciaban los combates. Las luchas podían ser muy variadas, enfrentando hombres de diferente armamento individualmente o en grupo. Por ejemplo, el secutor armado de espada corta, escudo y yelmo se enfrentaba al retiarius, con red y tridente. A este respecto resulta curioso constatar que se ha encontrado una inscripción funeraria dedicada a Cassius Victorinus, reciario que encontró la muerte a los 35 años de edad. La diosa oriental Némesis aparece mencionada en otra inscripción de un tal Marcus Aurelius, siendo probablemente un gladiador que veneraba así a la diosa de la Justicia y de la Venganza , la diosa de los gladiadores y de los esclavos. Los gladiadores eran ciertamente esclavos entrenados en escuelas especiales para la lucha, aunque también había hombres libres que se dedicaban a ello por el dinero y la fama que podían conseguir, por ejemplo algunos soldados veteranos a su regreso del frente. También el recinto era utilizado para ejecutar a los criminales en la arena de los anfiteatros, para así dar un escarmiento público. Las ejecuciones eran un evento común en los juegos. Éstas se llevaban a cabo alrededor del mediodía como un intermedio entre las sesiones de la mañana y los combates de gladiadores que se llevaban a cabo por la tarde. Aunque las ejecuciones fueran vistas como un símbolo del poder de Roma, las clases más altas normalmente aprovechaban este momento para dejar el anfiteatro para comer y así no presenciar un espectáculo tan bochornoso.

Entrada al Anfiteatro romano de Mérida (España)

Los enfrentamientos no eran únicamente entre hombres, también se podían dar «cacerías» de animales salvajes, las llamadas venationes, había verdaderos hombres especializados en matar este tipo de animales. Y, por último, también se daban a menudo luchas entre diferentes tipos de fieras y animales. Tengamos en cuenta que los romanos dominaban todo el ámbito del Mediterráneo y podían transportar fácilmente felinos desde África o Asia para enfrentarlos, por ejemplo, a los osos, lobos o uros locales. El Uro era un bóvido salvaje que abundaba entonces en la península ibérica, como en casi toda Europa. Se sabe que los últimos ejemplares fueros extinguidos en Polonia en un rebaño que tenia el rey.

El Anfiteatro y Teatro de Mérida están construidos en parte sobre la ladera de una colina que se encontraba en el extremo de la ciudad, así que los romanos se evitaron mucha construcción exenta. Ambas áreas públicas de espectáculos fueron planificadas a la vez pero se inicio la construcción por el teatro y se finalizo por el anfiteatro. Era el lugar para la celebración de los juegos gladiatorios y luchas entre animales y entre hombres, además se celebran espectáculos de circo.

Graderío del Anfiteatro romano de Mérida (España)

El graderío se denomina cávea se construyó en parte sobre la misma colina del teatro, se extiende por la zona llamada ima cávea, la zona inferior más extensa del graderío que quedaba reservada para los caballeros (equites) y patricios. Son diez filas de gradas. Por encima de nuestra posición se extendían las cinco filas de gradas de la media cávea, zona media reservada para las gentes que tenían una condición inferior, como los llamados libertos. Esta parte está muy destruida y únicamente han quedado los grandes bloques de cemento romano que parecen rocas. Aún falta la tercera zona de este tipo de edificios, la llamada summa cávea, la zona del graderío superior también con cinco filas de gradas, donde se sentarían los esclavos y la plebe en general, de esta parte apenas han llegado algunos restos. Esta parte ha desaparecido en su totalidad, así que deberíamos imaginarnos un hueco mucho mayor con capacidad para unos 15000 espectadores. La estructura del graderío estaría recubierta en su totalidad con grandes bloques de granito para los asientos, pero sólo ha llegado bien conservada la zona al sur del edificio.

Puerta de acceso al Anfiteatro romano de Mérida (España)

Encima de las grandes puertas del eje mayor, que mencionábamos antes, se encontrarían palcos para personajes importantes, así como en las tribunas situadas a ambos lados del eje menor. De la tribuna principal o presidencial no se ha conservado nada, salvo las dos escalerillas para subir desde el corredor principal de acceso al edificio. Allí se sentaría el dignatario político más importante que presidía el acto público, quizás el Legado del emperador que era también gobernador de la provincia Lusitania. Frente a él, y bien conservada, la tribuna para el empresario o patrocinador que organizaba los juegos. Los espectáculos en la antigua Roma eran gratuitos y estaban financiados por el Estado o por un particular que ponía el dinero, además, así ganaba prestigio y honores para su carrera política. El tema de la gratuidad en las celebraciones por parte del público se podría deducir de las muchas puertas que se abren en todo el perímetro para facilitar la libre circulación de los espectadores. El editoris tribunal tiene una pequeña habitación situada debajo con dos puertas que dan paso a la arena. Allí se encontró la inscripción que nos da la fecha de inauguración: año 8 a . C., de acuerdo con la potestad tribunicia y los consulados ostentados por Augusto en ese momento.

Foso del Anfiteatro romano de Mérida (España)

El pasillo que separa la ima o prima cavea de la media, hasta descender finalmente a la arena por el corredor de acceso del lado sur. Casi al llegar a la arena hay dos pequeñas habitaciones abovedadas con ladrillo a ambos lados del corredor. Se cree que pudieran estar dedicadas a los gladiadores o más simplemente sercarceres, es decir lugar donde guardar a las fieras, a las que se dejaría pasar a la arena descorriendo unas verjas sobre el podium. Una de estas habitaciones es posible que estuviera dedicada al culto de la diosa Némesis, —a la que se encomendaban los participantes en los juegos—, según se deduce de una inscripción situada en la galería Norte.

En los laterales se pueden observar puertas más pequeñas así como unos a modo de «buzones» esculpidos en piedra, para echar de comer sin peligro o para incitar a los animales antes del espectáculo. Las jaulas estarían seguramente en la fosa de la arena que se abre con forma de cruz en el centro de la arena. Estas fosas eran utilizadas para guardar todo lo necesario en la representación de estos espectáculos tan complejos y vistosos. En algunas actuaciones se representaba un bosque, otras veces una pequeña colina o un desierto con oasis. Se podía asimismo rellenar la fosa con agua e imitar combates navales, pero lo más normal era cubrirla con un entarimado de madera para dejar la arena lisa a los participantes en los juegos. Los espectadores están separados y protegidos del desarrollo del espectáculo en la arena por un alto podium o barrera del que sólo se ha conservado el zócalo.

Vomitorio del Anfiteatro romano de Mérida (España)

El muro estuvo recubierto de mármol engastado con grapas de bronce, como se puede deducir por los agujeros que aún se ven sobre las piedras. Sobre el podium habría una cornisa y sobre ella una balaustrada con pinturas donde se representan los espectáculos del anfiteatro y que se pueden contemplar en el Museo Nacional de Arte Romano. Hay que decir, sin embargo, que la altura se elevaría a unos cuatro metros mediante una verja de hierro que correría todo alrededor del perímetro, dada la peligrosidad de los ludi gladiatori y las venationes.

Este tipo de espectáculo siguió practicándose hasta mediados del siglo IV d. C., cuando el emperador Constantino se convirtió al Cristianismo con todo el Imperio. Entonces fueron suprimidos los ofensivos juegos gladiatorios y el edificio sería abandonado o utilizado para otros fines. Una buena parte fue soterrada con tierra, las zonas que quedaron descubiertas sirvieron como cantera para la construcción de muchas casas y edificios de Mérida.

Homenaje a Margarita Xirgu en el Teatro romano de Mérida (España)

A la salida tenemos ocasión de poder ver exteriormente la Casa del Anfiteatro, digo solo la parte exterior porque esta sumida en una enorme controversia. Se autorizo la construcción de una enorme cubierta que antes de la inauguración se vino a bajo en la época de lluvias, lo que impide el acceso al recinto.

Casa del Anfiteatro romano de Mérida (España)

La casa romana del anfiteatro es un conjunto y vestigios arqueológicos de Mérida que incluye un tramo de la antigua muralla, una parte del acueducto de San Lázaro, una torre de decantación de agua del mismo, los restos de dos viviendas romanas y el recientemente descubierto mausoleo.

Una de las viviendas es la Casa de la Torre del agua, fue construida extramuros en el siglo I d.C. Se han descubierto importantes restos como el pavimento de mosaicos de dos habitaciones, representan motivos Geométricos en blanco y negro y sobre las paredes restos de pinturas imitando a mármol.

La Casa de Anfiteatro también fue construida dentro del mismo periodo que el teatro, en el siglo I d.C. aunque esta fue habitada durante más de trescientos y años y durante ese tiempo sufrió importantes transformaciones. En el siglo IV la casa fue abandonada, también las otras casas próximas para convertirse el espacio en una necrópolis.

Se accede a la casa por un pasillo hasta el peristilo, en torno al que se organiza la vivienda que recibe la iluminación y la ventilación, en su centro hay un jardín con un pozo.

Conjunto de la Casa del Anfiteatro romano de Mérida (España)

La cocina de la que se conserva un horno en una de las esquinas, en su excavación apareció una reja de hierro y algunos útiles de cocina.

Las termas tiene dos habitaciones construidas con arcadas de ladrillos que constituyen el hipocausto, también se puede ver el horno de calentamiento, también se aprecian dos baños.

Unas habitaciones se denominan “Habitaciones de las pinturas” por los restos pictóricos que se conservan en la parte inferior de sus muros con motivos geométricos. La habitación del mosaico de otoño, se cree que es un triclinio o comedor, tiene el mosaico de la vendimia en el que se escenifica el proceso de pisar la uva. En otra parte hay un lienzo del mosaico que representa a Venus y Cupido.

Hay un vestíbulo que es la antesala de la habitación de los peces, era un lujoso comedor o sala de recepción de los actos sociales de la casa. El mosaico que cubre el suelo habla de la fauna marina, era una decoración recurrente en el mundo romano por ser un lujo en las ciudades del interior.

Desde aquí marchamos a comer, habíamos quedado con la dueña del restaurante el Castúo situado en el parking de Hernando Cortes para comer y demostrar que a los autocaravanistas nos tienen que cuidar porque somos una fuente de ingresos importante.

El Hornito de Mérida (España)

El menú que nos ofrece son 12 euros y la comida es correcta, platos a base de la comida tradicional de la zona basada en el cerdo y con ligeras influencias de la comida portuguesa.

La tarde comienza con la visita a la Basílica de Santa Eulalia, se encuentra situada en la Avenida de Extremadura número 13, es considerada como el lugar donde se inicio el cristianismo en la Península Ibérica con la construcción de la primera iglesia después de la paz con el emperador Constantito, fue edificada para venerar las reliquias de santa Eulalia de Mérida que fue martirizada en el imperio romano. La santa había nacido en el año 292 en la ciudad de Emerita Augusta, era hija del senador Liberio y toda la familia eran verdaderos creyentes, cuando tenia doce años apareció el decreto del emperador Diocleciano que prohibía el culto a Jesucristo y protesto ante los delegados del gobierno, su familia ante la posibilidad de que pudiera tener represalias se la llevó a Mérida, a su llegada se presento ante el gobernador Daciano para protestar por la injusticia que se pretendía hacer con los cristianos, este le ofreció la posibilidad de demostrar a la comunidad que estaba equivocada: Y la dijo: “De todos estos sufrimientos te vas a librar si le ofreces este pan a los dioses, y les quemas este poquito de incienso en los altares de ellos”. La jovencita lanzó lejos el pan, echó por el suelo el incienso y le dijo valientemente: “Al sólo Dios del cielo adoro; a Él únicamente le ofreceré sacrificios y le quemaré incienso. Y a nadie más”.

Decoración del Templo de Marte en Mérida

La iglesia es muy curiosa porque en su exterior y en su interior ha logrado reunir gran número de obras de arte que la configuran como un templo digno de estudio.

En el acceso a la Basílica pegado a la calle se encuentra el Templo de Marte, es un oratorio exterior dedicado a la veneración de santa Eulalia, tiene un nombre que es muy conocido en Mérida “el Hornito” es el lugar siguiendo la tradición en que fue martirizada la santa.

En su pórtico donde encontramos una serie de columnas y piezas de mármol reutilizadas que fueron extraídas del Templo Romano de Marte, es una muestra de cómo las religiones han sucumbido ante la fuerza de los 2000 años de cristianismo.

Inscripciones del Templo de Marte en Mérida

El titulo de hornillo es porque la santa fue introducida en un horno relleno de cal hasta abrasarla viva. La leyenda cuenta que después del martirio la santa salió del horno sin ninguna lesión en su cuerpo, fue sacada y paseada desnuda hasta que fue ejecutada públicamente en la plaza, donde fue quemada con antorchas hasta lograr su muerte.

Medusa en el Templo de Marte de Mérida (España)

El atrio esta presidido por el friso del dintel central donde hay una inscripción que habla del Templo de Marte, a los largo puedes ver numerosos medallones donde se alternan florones y cabezas femeninas, cuyos rasgos se parece a la representación de Medusa o a Victoria se encuentra acompañada de una figura de hoja de acanto y otra figura de palmeras.

En total del templo de Marte se rescataron las siguientes partes: cuatro arquitrabes completos, con friso y cornisa, así como restos de otros dos, más dos columnas con capitel y una basa original, marmóreas piezas esculpidas siguiendo el orden corintio. Se ignora donde estuvo ubicado el templo pero por una inscripción conservada en uno de los frisos rescatados, está clara la consagración del pasado templo al dios de la guerra. La aparición en dicha inscripción del nombre de la mecenas, llamada Vettilla, esposa de Paculo, se trataba de una dama de alta posición y gran solvencia económica, de nombre Domitia Vettilla, casada con Roscius Paculus, gobernador de la Lusitania durante la época Antonina, en la segunda mitad del siglo II d.C. Y dice: MARTI. SACRVM / VETTILLA. PACVLI, traducida al castellano como "Consagrado a Marte por Vettilia, esposa de Paculo".

Devoción ante santa Eulalia de Mérida (España)

Posteriormente y en época barroca se puso una segunda inscripción que trata de anteponerse a la anterior y dice: IAM. NON. MARTI. SED IESVCHRISTO D. OP. M. / EIVSQE. SPONSAE EULAL. VR. MR. DENVO   CONSECRATVM. ( "Iam non Marti, sed Iesu Christo D.O.M. eiusque sponsae Eulaliae Vir. Mart. denuo consecratum" ), entendido en castellano como "Ya no a Marte, sino Jesucristo y a su esposa Eulalia se consagró de nuevo".

En el siglo XVII se realizó una inscripción ya en castellano para reafirmar el templo, y dice: "Estas piedras de mármol / se hallaron labradas / de las ruinas de esta ciudad", coronando por otro lado la epigrafía romana capitular una estela donde se resumen las obras ejecutadas durante el Siglo de Oro: “Año de Cristo de 1612, la ciudad de Mérida con sus limosnas y de su jurisdicción reedificó este Hornito, que es el propio sitio donde fue martirizada la Virgen santa Olalla, Patrona, y natural de ella, siendo Gobernador D. Luis Manrique de Lara, Caballero del Hábito de Santiago”.

Tumba visigoda en la iglesia santa Eulalia de Mérida (España)

La segunda parte más interesante de la Basílica de Santa Eulalia de Mérida es la excavación arqueológica de su cripta que ha dado lugar a la instalación de un Centro de Interpretación.

Maqueta excavación iglesia santa Eulalia de Mérida (España)

La visita se inicia por un pequeño museo que trata de facilitar la compresión de la historia del monumento. Donde se presenta una amplia colección de restos hallados durante los trabajos arqueológicos.

La iglesia fue levantada sobre antiguas casas romanas cuya ocupación fue deshabitada coincidiendo con el cambio producido durante el siglo III hasta la construcción de la necrópolis cristiana del siglo IV y el levantamiento del mausoleo en memoria de la mártir Eulalia.

Los resto de la antigua iglesia en el periodo que abarca desde el siglo V al siglo IX, momentos en que se construye la basílica dedicada a Eulalia, de modo que los muros de su cabecera engloban los cimientos del antiguo mausoleo.

La parte de la iglesia actual que comienza en el año 875, y el periodo del dominio musulmán, en que la colonia de cristianos de Mérida tuvieron que emigrar hacia Badajoz, aunque en ese periodo no se pierde la memoria de su existencia. Con la toma de la ciudad se vuelve a reconstruir la actual iglesia en 1230.

Cripta de Eulalia Basílica santa Eulalia de Mérida (España)

La construcción de la Basílica de Santa Eulalia se inicia encima del enterramiento donde se construye un altar. La planta guarda relación con la disposición de los enterramientos. La cripta esta llena de enterramientos paleocristianos pero su cimentación esta condicionada por la necrópolis.

La iglesia fue construida con sillares de granito muchos de ellos reaprovechados de otras construcciones romanas, de diferentes formas y tamaños, enrasados y acuñados con lajas de pizarras.

La planta esta formada por una sola nave central aunque en el evangelio se levanto otra pequeña nave lateral y en la epístola casi corresponde con una nave lateral al uso. En la cabecera un ábside central y dos más pequeños en los extremos. El central esta limitado por un arco triunfal; delante se conservan los cimientos del anteábside que forma parte de la iglesia.

Los restos del periodo Románico que nos han llegado hasta la actualidad no son muchos, aunque quedan estos muy diluidos entre la obra general si bien, al exterior, como principal elemento de interés es la portada románica formada por tres arquivoltas, esta situada prácticamente en la cabecera meridional del crucero, con arcos más de herradura que de medio punto, apoyados sobre columnillas cuyos capiteles, totalmente deteriorada la piedra granítica, no podemos conocer.

Canecillos de la Basílica santa Eulalia de Mérida (España)

Por otra parte, algunos pocos canecillos de buena traza, se sitúan encima en los aleros entre un conjunto de piezas que podríamos calificar de escaso interés por su falta de pericia de los canteros, al igual que las metopas y unas prácticamente inexistentes impostas en el correspondiente muro sur de la nave, que parece el más completo a efectos de ese periodo románico.

Durante la reconquista de la ciudad de Mérida en el siglo XIII se produce la ampliación de la iglesia visigoda aprovechando parte de la cabecera de la iglesia anterior como es el ábside central y los muros de los ábsides laterales y la parte inferior de los muros, en los que se encuentran las ménsulas donde apoyan las vigas de su nueva techumbre.

En esa época se construyó un pórtico gótico que enmarcara la portada y que dará paso en el siglo XVI al monasterio de las monjas adosado a la iglesia

La portada más moderna es del siglo XVI, a los lados tiene unas pilastras cuadradas con sus molduras y chapiteles, arquitrabe y friso, cornisa y remates. El arco es trilobulado cuyo intradós está formado por tres lóbulos.

Pie del púlpito de la Basílica santa Eulalia de Mérida (España)

En el interior destaca el púlpito es de estilo plateresco realizado por Ribera del Fresno en 1549, tiene una planta hexagonal donde están labradas en cuatro tableros las efigies de San Servando y San Germán, en los extremos, Santiago y Santa Eulalia, en los centrales. En el extremo superior se puede leer la leyenda: “Nos autem praedicamus Christum Crucifixium”. El pedestal del púlpito lo constituye un capitel cuyo soporte más ancho podemos ver cuatro cabecillas de león entre las que se insertan otras de niños.

Desde aquí marchamos por el centro de la ciudad para descubrir el templo de Diana, se localizaba en lo que era el foro o principal plaza publica de la ciudad romana de Ausgusta Emerita.

El foro estaba constituido por una gran área ajardinada, fue construido en el siglo I d.C. y uno de sus principales edificios fue el Templo de Diana, es el único ejemplar de la arquitectura religiosa romana que ha llegado a nuestros días.

El edificio ocupaba el centro de un espacio considerado sagrado que limitaba con un muro al períbolo –era un cercado de árboles y viñas que había alrededor de los templos y estaba en la antigüedad pagana consagrado a los Dioses del Lugar–, tiene planta rectangular construido con piedras de granito, rodeado de columnas, en su frente tiene seis columnas. La fachada principal se ordena hacia el foro, tiene un acceso que se realiza mediante una imponente escalera.

Templo de Marte de Mérida (España)

La columnata del edificio con fustes acanalados y capiteles de orden corintio, descansa sobre un basamento formado por sillares, encima esta coronada por una cornisa moldurada. Con el fin de hacer más imponente el edificio el granito se pinto de color rojo imitando al mármol.

En ambos lados del edificio principal había dos estanques con sus respectivos canales que formaban parte del mismo ámbito del templo principal para dar mayor realce y sobretodo para conseguir bajar la temperatura de ambiente.

El periodo musulmán se vio reflejado en este edificio empleando algunos de los sillares para la construcción de un edificio monumental entre el siglo VIII y el siglo IX. Ocupaba el espacio de la antigua escalera romana y a pocos metros del podio del antiguo templo. Este edificio formaba parte de un conjunto palaciego islámico junto con el templo reformado.

El palacio era la residencia del gobernador musulmán hasta la construcción de la alcazaba en el año 835, cumplía funciones administrativas y de representación

Palacio de los Cobos de Mérida (España)

Esta parte del templo de Marte que ha llegado a nuestros días fue gracias a que en su interior se levanto en el siglo XV el palacio del Conde de los Corbos, construido en estilo renacentista, es conocido popularmente con el nombre “Casa de los Milagros”.

El conde Alonso Mexía, caballero de la orden de Santiago, construye su residencia palaciega en Mérida y aprovecha los restos del antiguo templo romano.

Hasta nuestros días ha llegado la fachada principal del palacio. De él, destaca la sencilla portada y una ventana con reminiscencias góticas. El escudo y el heraldo hacen mención de la fecha de construcción y de la antigüedad del linaje de los propietarios.

Del interior, se conserva la arquería de uno de los patios. Fue levantada en dos pisos, aprovechando columnas recicladas de la época romana y visigoda.

Desde aquí nos marchamos al parking de Hernán Cortés, sacamos nuestro vehículo y buscamos un lugar cercano y tranquilo dentro de la ciudad para pasar la noche. Lo encontramos en la calle Villafraca Barros, enfrente del campo de fútbol. Las coordenadas GPS del lugar corresponden con: N38º54'53.34 // W 6º20'11.55.

La noche en esta calle es tranquila sin apenas tráfico durante la noche hasta primera hora de la mañana.

Día 14 de febrero (sábado)

Ruta: Mérida

Casa romana de Mitreo de Mérida (España)

Nada más levantarnos y desayunar hacemos la misma operación que el día anterior es trasladarnos hasta el parking público de Hernán Cortés para que nos garantice la seguridad de nuestro vehículo durante la visita a la ciudad.

El día comienza con la visita a la casa romana de Mitreo, se encuentra muy cerca de la actual plaza de toros donde aparecieron numerosos restos del culto a Mitra y que se conservan en el Museo Nacional de Arte Romano.

La casa era ocupada por un gran señor romano, estaba situada extramuros a la ciudad, su cronología fue levantada entre el siglo I y II, aunque algunas de sus decoraciones fueron añadidas en fechas posteriores.

La casa destaca por su decoración a base de pinturas y mosaicos lo que indica el poder de sus dueños, también por los espacios abiertos en lugar de los cerrados. De esta forma las dependencias de la casa se distribuyen en torno a tres patios que articulan la vida y proporcionan luz y ventilación. Las habitaciones son utilizadas dentro de una forma estrictamente familiar, mientras que otras, sirven para albergar a sus invitados.

Peristilo de la Casa romana de Mitreo de Mérida (España)

La construcción de la casa es sencilla a base de muros de mampostería, se intercalan elementos de piedras de sillería de granito que sirven de refuerzo para las tapias, se mezclan con zonas de adobe y de ladrillos. Esta sencillez en su construcción contrasta con la riqueza de su interior con una riqueza pictórica de sus muros y unos hermosos mosaicos de los pavimentos.

El agua fluye por todas las dependidas quizás porque es considerada como una casa rural, es posible que recogiera las aguas conducidas a la ciudad de Emerita desde el acueducto de Cornalvo. Aunque también recogían las aguas de lluvias por medio de estanques y patios que desembocan en una cisterna.

El recorrido se inicia por el vestíbulo de acceso a la mansión, flanqueado por dos habitaciones que eran utilizadas para guardar artículos comerciales o industriales.

De frente hay un enorme patio o atrio con cuatro columnas en las esquinas, esta rematado con un tejado que vierte el agua de la lluvia hacia su interior. El estanque, estaba revestido de mármol, era el lugar donde caía el agua de la lluvia que penetraba por la abertura del techo.

Peristilo de la Casa romana de Mitreo de Mérida (España)

A la derecha se encuentra la gran sala de recepción, es quizás la mas lujosa de la casa. Esta pavimentada con uno de los mosaicos más interesantes de todos los que han salido a la luz en Mérida: el mosaico Cosmológico.

El mosaico representa la concepción del mundo en aquella época y de las fuerzas de la naturaleza que lo gobiernan, junto con alguna actividad humana, mediante algunas figuras interrelacionadas.

El mosaico fue realizado en la segunda mitad del siglo II d.C. o en la primera mitad del siglo III d.C. y su autor ha sido atribuido en algún taller de Siria. Un incendio en la casa altero algunas de sus teselas.

La composición central esta rodeada de un marco con dibujos geométricos. Un marco recto en la parte inferior y semicircular en la superior, centra el cuadro la alfombra del mosaico que redivide en tres partes, en la superior se representa al cielo en la que predomina el color verde, en el centro es la tierra con un fondo de tonos grises y castaños, en la inferior se representa al mar cuyo fondo se hace en color azul.

Mosaico Cosmológico de la Casa romana de Mitreo de Mérida (España)

La zona del cielo esta rematada por un semicírculo que le imprime un carácter más sagrado. La ocupan las figuras saecvlum –el tiempo representado por los siglos– y sus hijos caelvm –el cielo– y chaos –el caos, vacío anterior a todo–; también esta polvm –el polo soportando el universo en sus espaldas–; y oriens –el sol–; ocassus –representado por Selene, –la luna–.

En este mismo estadio se incluyen los vientos y las nubes notus –viento del sur– con nvbs –las nubes–; zephyius –viento del oeste– con nebvla –la niebla–; evrvs –viento del este– y boreras –viento del norte–. Descendiendo por las teselas hacia las personificaciones terrestres se sitúa, en un nivel inferior, a mons –el monte, tal vez sea el monte olimpo– en cuyo regazo descansa nix –la nieve–.

La parte terrestre situada hacia el centro del cuadrado estaba, tal vez, presidida por una figura desaparecida aeter o aeternitas, representaba la fuerza de la vida en el cosmos.

A la izquierda se sitúa avtvmnvus –el otoño– y aestas –el verano–, acompañado de natvra –la naturaleza–. Debajo de estas figuras aparecen la personificación de dos ríos: Nilvs –el Nilo– y el Evpharates –el Eufrates–, con la figura de portvus –el puerto de Ostia– se abre paso hacia el estado inferior, en el que se representa el mar y toda la actividad que en su entorno se genera.

Detalle del Mosaico Cosmológico de la Casa romana de Mitreo de Mérida

En este último cuadro se disponen las personificaciones de oceanvs –el océano–, tranqvillitas –el estado de la mar en calma– copiae –son las riquezas que genera el mar y además las transporta–, pharvs –el faro que ayuda a los marineros a navegar que podría ser como ejemplo el de Alejandría–, navigia –la navegación– y pontvs –el mar–.

La siguiente estancia es un patio porticado –peristilo– obedece a la composición natural de esta parte de la casa, tiene un estanque central recubierto de un pavimento impermeable, al igual que el resto del patio. Su corredor se cierra hacia el interior por columnas estucadas unidas por un murete.

Pasamos a una zona de las pequeñas habitaciones de uso familiar y uno de ellas se la conoce como la Habitación de las Pinturas. Podría ser un comedor familiar. Destaca porque en la zona media y en los zócalos porque tienen una serie de pinturas murales, se trata de grandes lienzos de color rojo, separados por estrechas franjas en las que se representan candelabros de distintos tipos, de los que se conservan cinco, pero ninguno de ellos ha llegado completo a nuestros días.

Decoración de candelabros de la Casa romana de Mitreo de Mérida

Esta serie de decoraciones que han creado un propio nombre Decoración de Candelabros pertenece a un estilo que se desarrollo en las casas nobles de todo el imperio romano durante la segunda mitad del siglo I y comienzos del siglo II, era una moda más que se trasladaba de una ciudad a otra, tenia como función crear una ilusión óptica de palacio.

Un largo pasillo da acceso al tercer patio, hay una serie de muretes, fueron realizados para nivelar el terreno, sobre este se colocaba el pavimento de las habitaciones que allí se levantaron.

El patio porticado o peristilo era el más grande de la casa, tenía un jardín central “viridarium”, un canal rodea al jardín en la parte occidental es semicircular, en su interior descansan los basamentos de las columnas del pórtico, que posee una forma ligeramente rectangular, en cuyo corredor estuvo pavimentado con mosaicos de tipo geométrico, solamente se conservan pequeños fragmentos con una decoración geométrica, también se conservan los restos de pinturas en los muros y en las columnas.

Peristilo de la Casa romana de Mitreo de Mérida

En el lateral o lado norte se levantan tres de habitaciones que se abren al patio porticado, eran los dormitorios de los señores de la casa, el mayor de todos es el situado en el centro, estaban pavimentados con mosaicos del tipo geométricos y en las paredes se conservan los restos de las pinturas murales.

En el frente se levantaba la cisterna, tenía una cubierta abovedada en la que se recogía, mediante un canal, el agua almacenada que procedía del estanque del peristilo. Sobre ella había una estancia que servia para recibir a los invitados era un salón o triclinium. Se han recogido en esta zona pequeñas partes de teselas con figuras mitológicas.

En el lado sur un corredor se alarga para dar acceso a una sola habitación, esta debía de ser la correspondiente al señor de la casa, aunque en esta ocasión no se abre al peristilo por lo que hace pensar que era la habitación para el amor y la intimidad, además el motivo central del su pavimento del mosaico lo constituye la imagen del dios Eros con un emblema octogonal, vemos las imagen de cupido, era el dios del amor, se encuentra de pie y desnudo, sostiene en las manos una paloma.

Mosaico de eros de la Casa romana de Mitreo de Mérida

Si seguimos hacia delante vemos a la derecha las habitaciones subterráneas, se accede a ellas por una escalera, se asemejan a un bunker, en sus paredes tenían una serie interesante de pinturas murales que imitan el mármol. Las habitaciones estuvieron cubiertas de bóvedas de medio punto construidas en ladrillo y disponían de ventanas en la pared oriental. Esta parte de la casa era donde se hacia vida en los tórridos veranos extremeños. Se accede a ellas por una estrecha escalera de dos tramos seguida de una galería iniciándose la entrada a las salas por un arco de medio punto.

Para finalizar la visita hay una serie de estancias que están un tanto alejadas de la casa y es la zona del baño. Las termas de Mitreo se encuentran separadas del domus, obedece a una construcción compleja, se levantan grandes bóvedas y el pavimento esta elevado sobre la rasante del terreno mediante el Hipocausto, construido mediante arcos y pilares de ladrillo refractario que transmite el calor que se produce en el praefornium o sala de calderas, desde donde se distribuye por las distintas zonas de las termas: “Caldarium” (piscina de agua caliente), “Tepidarium” (piscina de agua templada), “frigidarium” (piscina de agua fría), “natatio” (piscina cubierta), apodyterim (lugar de las termas utilizado como vestuario).

Habitaciones subterráneas de la Casa romana de Mitreo de Mérida

Uno de los éxitos del imperio romano fue el uso del agua contribuyendo a la mejora del sistema sanitario mediante construcciones para la distribución del agua, hasta ese momento nunca igualado en la historia de la salud pública. Las casas romanas eran construidas con cañerías, desagües para dar servicio a los magníficos baños públicos. Se consideraba que esta forma de vida contribuía a que la vida fuera saludable.

A nivel religioso en Roma era muy importante el uso del agua, la suciedad se asimilaba a la impureza por eso para los romanos era muy importante el ritual de purificación y el agua era el elemento más a mano para realizar ese rito diario.

La siguiente visita esta próxima a la Casa de Mitreo y se hace de forma conjunta, se trata de los Columbarios donde se ha levantado un centro de interpretación para acercarse al conocimiento del mundo funerario, principalmente, en la época romana.

La muerte es el final del hombre desde que se inicia la propia vida, ahora gracias a la visita a los Columbarios romanos, gracias a ello podremos entender mucho mejor como se sentía la muerte para las gentes de aquella época, todo esto cambia con la llegada de cristianos que proponen que la muerte verdadera no existe.

Tumba romana en los Columbarios de Mérida

Una de las personas que más se plantearon la filosofía de la muerte para dar un sentido a la vida fue Socrates: ¿Qué es, jueces, temer a la muerte, sino atribuirse un saber que no se tiene? ¿No es imaginarse que se sabe aquello que se ignora? Porque finalmente, nadie sabe qué es la muerte, ni si ella es para el hombre, tal vez, el mayor de los bienes. Y a pesar de ello se le teme, como si se supiese que ella es el mayor de los males”.

Mientras que Socrates también piensa en la muerte y contrapone sus reflexiones: “Más he aquí el momento de irnos, yo para morir, ustedes para vivir. Mi suerte y la de ustedes ¿cuál es la mejor? Nadie lo sabe, salvo la divinidad”.

Las reflexiones de platón ya son casi coincidentes con lo que cuatro siglos después el cristianismo abrazaría, la existencia del corazón y el alma: “Se da el nombre de muerte al desligamiento y separación del alma con el cuerpo... el desligar el alma es la aspiración máxima, constante y propia de los que filosofan... y la ocupación de los filósofos estriba precisamente en eso mismo, en el desligamiento y separación del alma y del cuerpo, entonces por qué un hombre que se ha preparado durante su vida a vivir en un estado lo más cercano posible al de la muerte, se irrite luego cuando ella llega?... los que filosofan en el recto sentido de la palabra, se ejercitan en morir y son los hombres a quienes resulta menos temeroso el estar muertos”.

Tumba romana en los Columbarios de Mérida

Quizás la frase más celebre de Seneca y que más a trascendido al conocimiento en nuestros días y que mejor refleja el sentir del hombre de toda la historia: “La muerte es un castigo para algunos, para otros es un regalo, y para muchos un favor”.

Los Columbarios estaban situados fuera de la zona amurallada porque los romanos tenían la Ley de las XII tablas, en ella se prohibía enterrar a las personas en el interior de las ciudades. Principalmente obedecía a una medida higiénica que hizo crecer las necrópolis.

La muerte era respetada por todo el mundo hasta el más pobre de los romanas tenia un sentir hasta el ultimo día de la vida, aunque los esclavos no eran considerados personas, eran simples objetos, para estos la muerte cuando les llegaba sus cuerpos eran depositados en pudrideros comunes.

Cuando la muerte llegaba a los romanos libres se les aplicaba un extenso ritual, se comenzaba por lavar al cadáver, ya hemos visto que con el agua limpia se llega a la pureza, se le aplicaba sustancias aromáticas, se le deba un último beso y se le cerraban los ojos.

Sarcófago romano en los Columbarios de Mérida

El cadáver se le llevaba y se colocaba en el atrio del domus cubierto de ramos y coronas de flores, era el momento en que comienza el velatorio, durante este tiempo se le llama tres veces al muerto para ver si realmente ha fallecido. Los más pudientes le colocaban una moneda para pagar a Caronte –era el barquero de Hades, el encargado de guiar las sombras errantes de los difuntos recientes de un lado a otro del río Aqueronte si tenían un óbolo para pagar el viaje, razón por la cual en la Antigua Grecia los cadáveres se enterraban con una moneda bajo la lengua– este acto era realizado solamente en una parte muy significativa de los romanos y que estaban relacionados con el mundo del dinero.

A la noche siguiente el cuerpo era conducido en procesión hasta la necrópolis, era el momento más propio para la ostentación de la riqueza porque según era la familia así se hacia la procesión.

Una vez en la tumba se hacían distintas ceremonias que llegaban a durar 9 días, una de ellas era el banquete del ritual en el que también participaba el muerto.

El entierro se practicaba la incineración y la inhumación, la primera de ellas era la más extendida en el Imperio de Roma, aunque otras religiones hacían sus propios rituales. La llegada de cristianismo supone la prohibición total de la incineración al ser considerado un ritual pagano que iba en contra del sentir entre el cuerpo y el alma.

El árbol sagrado del olivo en los Columbarios de Mérida (España)

La incineración se producía colocando el muerto en una pira funeraria hasta que el cuerpo quedaba reducido a cenizas. Después esas cenizas eran depositadas en una urna y se enterraba en una tumba, mausoleo o columbario.

Sarcófago romano en los Columbarios de Mérida

Las inhumaciones se colocaban el cuerpo en el suelo y se cubría, aunque esto era para los más pobres, los más adinerados tenían panteones donde dejan los cuerpos. Para recordar el sitio ponían lápidas, estelas o estatuas que recordaban con epitafio la vida del difunto y así ha llegado a nuestros días las trascendencias históricas de determinados personajes.

Los columbarios que han llegado a nuestros días son de al menos dos familias. Conocemos sus nombres, el origen y su condición social gracias a los epígrafes conservados en los edificios: se trata de los Voconios se hicieron un mausoleo de planta cuadrangular (3'56 x 3' 12 m ) se construyó por C. Voconius Proculus para conmemorar a su padre, C. Voconius , y a su hermana, Voconia Maria . Los Voconios, de la tribu Papiria , eran ciudadanos romanos nacidos libres. El epitafio escrito en la fachada estaba adornado con una serie de decoraciones militares ganadas por el padre durante su servicio en las legiones romanas con un rango de centurión o inferior: dos torques, dos brazaletes serpentiformes y un armazón de tiras de cuero que servían de soporte a discos de metal (fáleras).

Tumba de Voconio en los Columbarios de Mérida

El texto del epitafio dice: " Gayo Voconio Próculo hizo la tumba para su padre, Gayo Voconio, de la tribu Papiria, para su madre, Cecilia Anus, y para su hermana, Voconia María” .

En la actualidad se puede ver los frescos con el retrato de la pareja, estaba a la entrada donde se encontraba el nicho donde estaban depositadas las urnas que contenían los restos de C. Voconius y Caecilia Anus. Este nicho estaba decorado con un retrato pictórico de la difunta pareja presentada como estatuas en un pedestal. Voconius, antaño un soldado, está representado con vestimenta civil, con una toga blanca, su brazo izquierdo se alarga para abrazar a su esposa, vestida con una túnica y un manto, en una escena de afecto conyugal. La mujer sostiene dos discos unidos por cuerdecillas que han sido interpretados como espejos o címbalos por los investigadores.

La tumba de los Julios esta situada enfrente de los Voconius, esta construida con una planta trapezoidal, las paredes interiores estaban estucadas, tiene una puerta adintelada construida con grandes sillares de granito.

En el interior se abre un nicho rectangular, ambos lados dos profundos huecos cuadrangulares, en el fondo se hallaban las tumbas funerarias con las cenizas de dos difuntos. En la base del arcosolium se hallaba un banco de granito con cuatro hendiduras donde se encontraban un foso donde se hallaban cuatro urnas, el banco estaba enlucido en estuco rojo.

Entre las estelas del columbario podemos destacar:

Caius Valerivs

BLANDVS

ERCAVICE

Nsis Hic Sitvs Est

 

Aquí yace el ercavicense

Caius Valerius Blandus

Primera mitad del siglo I

Otra estila funeraria con escultura indica:

[Dis] Manibus Sacrum

[AR] GENtariae. VERANAE. EMIRitensi.ANNorum.LXV ARgentarius

[VE] GETINUS. MATERTERAE. ET.PATRO

[N] AE. FACIENDVM. CVRAVIT

Hic. Sita. ES. T. Sit. Tibi. Terra. Levis

Consagrados a los dioses Manes.

Argentarivs Vegetinvs se encargó de hacer este monumento a la emiretense

De 65 años Argentaria Verana, su tía abuela y patrona

Aquí yace. Que la tierra te sea ligera.

Hay un curioso sarcófago con forma de bañera, esta realizado en mármol parece una auténtica bañera vintage actual. En las cubierta se ven dos muescas que es donde encajaban dos barras metálicas para sujetar la cubierta, su antigüedad es entre el siglo III y IV d.C.

Sarcófago con forma de bañera en los Columbarios de Mérida (España)

Las siguientes dos estelas corresponden con personajes de menor rango, son simples piedras de granitos con unos epígrafes toscos que sirven para recordar la posición de la tumba a los parientes.

Caius

MANDI filivs

SANGEN

VS Hic Sitvs

Est

Aquí yace Caius Julius Sangenus

Hijo de Mandus

Cronología 25 aC . A 25 d.C.

En otra de las estelas funerarias indica:

PVBLIVS VALL

ERIVS

LAETVS

Hic Sitvs Est Tibi Terra

Levis

Pablius Vallerius Laetus

Aquí yace

Que la tierra te sea ligera

Primera mitad del siglo I d.C.

Aquí damos por terminada esta visita a esta parte de la ciudad, regresamos por el camino trazado en dirección al río para visitar la Alcazaba árabe.

En la misma puerta de acceso a la alcazaba hay una inscripción que esta fechada en el año 220 musulmán que corresponde con el año 835 de nuestra era, y dice:

"En el nombre de Allah, el clemente, el misericordioso. La bendición de Allah y protección a los que están en la obediencia de Allah. Mandó construir esta fortaleza y así la fortificó, como lugar de refugio para los sujetos a su obediencia, el Emir Ab-de-Ramen, hijo de Al-Hahem Que Allah le glorifique bajo la dirección de su arquitecto Abd Allah, hijo de Kulaib, hijo de Tabala y de Gaifar, hijo de Mukassir, su liberto, dirección de la construcción, en el mes de Rabit II del 220" .

Mérida fue conquistada por el ejército musulmán en el año 713 y durante sus 500 años de ocupación solamente han llegado a nuestros días la Alcazaba. Se trata de una edificación militar que fue construida como punto de control en el principal acceso a la ciudad a través del puente romano.

Alcazaba árabe de Mérida

El general Musa ibn Nusai sitio la ciudad de Mérida durante un año y no fue hasta el día 30 de junio del 713 en que la ciudad se rindió. El general se dirige a Sevilla que ya había sido conquistada, Musa fue llamado a Damasco por el nuevo califa Suleimán I para rendir cuentas de sus conquistas en la Península Ibérica. Antes de partir, como si de bienes propios se tratasen en vez de ser de la comunidad islámica, Musa repartió el gobierno de los diferentes territorios que administraba entre sus hijos: Abd al-Aziz como gobernador de al-Ándalus; Abd al-Malik (también llamado Marwan), de Ceuta y Abd Allah, que era el mayor, de Ifriqiya (territorio al norte de África que coincide con Túnez).

Ya en Damasco, Suleimán condenó a muerte a Musa por el delito reincidente de malversación. La pena se le conmutó por el pago de una considerable suma, pero no se le permitió regresar a al-Ándalus. Poco después fue asesinado en una mezquita de Damasco, hacia el año 716, algunas fuentes afirman que fue en el año 718.

Entrada a la Alcazaba árabe de Mérida

La conquista de las ciudades musulmanas llevaba acarreada un gran movimiento de contestación y de represión pero en Mérida se mantuvo el poder político, social y religioso derivado de la época romana y visigoda y durante años convivió con los musulmanes.

La planta de la Alcazaba es un recinto casi cuadrado de unos 550 metros . Esta rodeada de una muralla de 10 metros de alta y 2,70 metros de grosor, fue construida con sillares sacados del reciclaje de los distintos monumentos romanos y visigodos. Adosadas al paramento se construyeron 25 torres de vigilancia de base rectangular, algunas fueron levantadas durante la época visigoda.

El acceso principal al recinto de la Alcazaba se realiza flanqueado por dos torres, y el que comunicaba con el interior de la ciudad, se realizaba con dos portadas, en las que predominan los arcos de herradura, situadas en un pequeño fortín denominado por las fuentes del siglo XV alcazarete, que se cerraba con la puerta del puente. Una segunda puerta, situada frente a la principal, conectaba la alcazaba con el interior de la ciudad.

Reciclado de sillares en la Alcazaba árabe de Mérida

La visión de los sillares de granito que componen las paredes de la Alcazaba de Mérida es un viaje por el pasado y por la historia de sus piedras. La afirmación de “Las Piedras Hablan” es aquí bien patente. Comprobando detenidamente podemos ver como hay muchas cupas – monumento funerario de piedra en forma de cuba, muy utilizado por clases poco acomodadas– también podemos comprobar muchas estelas sacadas del cementerio y ni siquiera se fijaron en que no pudiese leerse su inscripción.

Aljibe de la Alcazaba árabe de Mérida

La primera construcción se aprecia es el aljibe, tiene dos arcos que dan acceso a un pasillo que a primera vista nos recuerda la entrada a una pirámide de Egipto. Una doble escalera baja por un pasillo hasta el interior del depósito de agua, se abastece de las filtraciones del río y las aportaciones de la lluvia. Esta construido por sillares y pilastras aprovechadas de algún importante edificio visigodo, la decoración, en relieve, se hace con columnas en sus laterales con una temática vegetal formando círculos que envuelven racimos y palmeras en sus frentes. También podemos apreciar numerosos sillares y capiteles de la época romana.

La parte superior del edificio del aljibe se hallaba una mezquita, destacando su mihra –hornacina abovedada situada en el muro de la quibla (el orientado hacia la Meca ) que señala hacia donde deben dirigir sus oraciones los fieles–, que sobresale sobre una de las puertas de acceso al aljibe.

Este lugar de culto musulmán durante la Reconquista fue reutilizado por los cristianos, y dio lugar de la antigua iglesia de Santa María del Castillo o Santa María la Blanca.

Interior de la Alcazaba árabe de Mérida

Tras la reconquista de la ciudad en 1230, Mérida es puesta bajo la jurisdicción de la Orden de Santiago cuya casa prioral estaba en el convento de San Marcos, en León. A mediados del siglo XVI, los preceptos del Concilio de Trento mandan residir a los dirigentes eclesiásticos en territorios de su jurisdicción. Para acoger la residencia del priorato, en el espacio de la Alcazaba que ya ocupaba la Casa de la Encomienda , se construye el Conventual.

Los caballeros de la Orden de Santiago habilitan en el ángulo norte de la Alcazaba una serie de dependencias donde se instalo la Casa de la Orden y Encomienda.

Entre la multitud de restos de los yacimientos arqueológicos que están depositados en el interior de la alzaba figuran algunos ejemplares de contrapesos de granito utilizados en las prensas de viga. Era un modelo utilizado por los romanos y se ha mantenido sin modificaciones a lo largo del tiempo. Mediante la presión se licua la pasta de aceitunas extraídas previamente en un molino, el zumo del aceite se deslizaba por pequeños canales hasta llegar a unos depósitos de decantación.

Contrapesos de molino de la Alcazaba árabe de Mérida

El desarrollo en la extracción del aceite de la aceituna fue muy importante para la alimentación de los pueblos antiguos y así dio lugar a que el olivo se considerase como un árbol de gran importancia y bendición. Los griegos y romanos consideraban que la diosa Minerva había regalado el olivo a los humanos. En esa época había tres tipos de aceite: de aceituna verde, pintona y madura. El aceite en Roma se utilizaba principalmente en la cocina, pero también en las ceremonias religiosas, en cosmética, en medicina, etc. Según relata Plinio: las aceitunas de August Emerita tenían un sabor muy dulce.

También hay numerosas columnas extraídas de edificios públicos que no han sido reutilizadas. Hay un fuste de seis metros de longitud y un diámetro de setenta y dos centímetros. Todavía conserva las inscripciones en latín que alguien grabo cuando estaba derrumbado, tiene dibujos fálicos alusivos a los textos, en uno de ellos se puede leer HOC. QVI. SCRIPSIT SVRIANVS. PEDICAVIT. MAE “Suriano, que escribió esto, abusó de Mevio”.

Columnas textos eróticos de la Alcazaba árabe de Mérida

En el interior hay un pequeño pórtico que fue construido por un particular en el siglo XIX, tapando una parte de la torre de la Pólvora. En su construcción reutiliza materiales romanos y visigodos en sus columnas. Destaca el capitel del centro, es de mayor tamaño que el resto. Es idéntico a muchos de los capiteles romanos reutilizados en la mezquita de Córdoba.

Uno de los monumentos más importantes de Mérida es el puente romano, fue construido en el año 25 a .C. en una zona donde el río era más fácil cruzarle por que tiene un islote llamado Tajamar. Con esta obra de ingeniería se abrió la ciudad a una de sus cuatro principales puertas.

El puente tiene 762 metros construidos en dos tramos, contaba en origen con 60 arcos. La fábrica original romana se mantiene inalterable en los extremos esta compuesta de un núcleo de hormigón forrado de sillares de granito.

En su construcción se tuvo en cuenta la anchura del río y las fuertes crecidas en las épocas de lluvias que llegaban a cuatro metros lo que determinaron el diseño del puente. Los romanos en su construcción trataron de evitar daños irreparables en la estructura aliviando las presiones del agua y conduciendo su caudal. De esta forma, ya río arriba se construyen unos contrafuertes circulares que desvían las aguas y se construye en el centro un tajamar para atenuar el empuje de la corriente.

Puente romano de Mérida

En la plaza de la entrada a la Alcazaba se encuentra La loba Capitolina fue cedida una reproducción a la ciudad de Mérida por Roma.

El monumento representa la leyenda de Luperca, es una figura en bronce, de 75 centímetros de altura y 114 de anchura. Según la tradición, se trataría de una escultura etrusca, en la que una loba amamanta a los mellizos, Rómulo y Remo. Según la mitología ambos hermanos fundaron la ciudad de Roma, al menos siete siglos a.C. Cerca de la desembocadura del río Tíber existían lo que llamaban “Las siete colinas”. En una de ellas, denominada “Palatino”, es donde Rómulo quiso fundar Roma, ya que sobre esta colina volaban más buitres, tomando esta decisión por costumbre etrusca. Rómulo, con un arado, realizó una línea y advirtió que todo aquél que cruzara esa línea moriría. Remo osó cruzarla, y Rómulo le asesinó convirtiéndose en el primer Rey de Roma.

Loba capitolina en Mérida

Más adelante podemos apreciar el área arqueológica de la Morería , ante nuestros ojos podemos comprobar como se ha hecho una de las barbaridades más importantes al patrimonio histórico de Mérida.

Seguro que durante muchos años se han ejecutado numerosas obras en Mérida que han conseguido esquilmar, ocultar o simplemente no sacar a la luz el patrimonio arqueológico de la ciudad de Mérida.

Yacimiento de la Morería de Mérida

Entre esquilmar o dañar esta segunda concepción de la arqueología que corresponde con trazar un edificio que saque a la luz con mayor o menor acierto los trabajos de investigación sobre una determinada zona. Estamos seguros que se realizó un importante estudio sobre el impacto arqueológico en suelo urbano pero el resultado de este caso es sumamente bochornoso.

El yacimiento esta situado pegado al río Guadiana y su proximidad al puente romano, además de muy cercano con la alcazaba; por lo que ha favorecido esta zona de diferentes fases históricas: romana, visigoda, islámica, medieval, cristiana, moderna y contemporánea.

El solar aparecieron más de 200 metros de muralla que fue construida al fundarse la ciudad de Augusta Emerita en el siglo I a. C. en lo que se encuentran cuatro pórticos o accesos menores a la ciudad.

En el interior de la muralla romana se desarrolla cuatro calles que cruzan la parcela y en su interior se localizan seis manzanas con trece grandes viviendas, tienen una única planta cuadrangular, articuladas entorno a un patio central.

Yacimiento de la Morería de Mérida

La mayoría de las viviendas romanas contaban con locales comerciales o talleres, estaban emplazados de forma independiente en la línea de la fachada o en las esquinas de los inmuebles.

El periodo visigodo supone en la zona una adaptación de las villas romanas manteniendo unos edificios semiderruidos que servían de viviendas ajustándolas a los gustos y necesidades de la época, se levantan muros de mampostería desapareciendo y las casas se hacen más pequeñas compartiendo los patios romanos. Los elementos decorativos de esta época desaparecen y las viviendas son mucho mas pobres, desaparecen los tejados de teja y aparecen techumbres vegetales y se aprecian zonas donde se impone las construcciones de barro, lo que indica que en muchos patios se comienza la cría de animales de granja.

Durante la época musulmana la ciudad de Mérida entra en crisis y se produce una despoblación de la zona utilizándose el terreno como vertedero compuesto de cenizas y desechos domésticos, cubriéndose la zona que anteriormente había sido utilizada para los enterramientos.

Museo de Arte Romano de Mérida

En el siglo X se vuelve a ocupar la zona para convertirse en el barrio del Morería, aunque esta situado en el extrarradio de la ciudad, las viviendas se levantan utilizando las piedras reutilizadas con alzadas de tapial, con cubiertas a base de teja curva donde destacan la presencia de grandes silos, esto corresponde con el califato de Abd, al-Rahman III.

La llegada de la reconquista supone que el barrio se convierta en un cementerio pero es utilizado principalmente por los musulmanes, aunque a su lado también hay presencia de ataúdes de madera lo que indica que también se enterraba a católicos.

Por la tarde aprovechamos para comer en la autocaravana y dado la proximidad hacemos la visita al Museo de Arte Romano aprovechando que los sábados por la tarde después de las 14,00 horas es totalmente gratuito.

El actual edificio del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida fue encargado el proyecto al arquitecto Rafael Moneo Valles, su construcción abarca desde 1981 a 1985, fue inaugurado el 19 de septiembre de 1986 en presencia de los reyes de España y el presidente de la República de Italia. El éxito del proyecto fue tal que fue elegido como “el edificio público emblemático de la arquitectura española de la década 1983/ 1993” .

Visita del Cesar al Museo de Arte Romano de Mérida

La arquitectura de Moneo supone un viaje por el pasado romano mediante dos cuerpos de edificación separados por la calzada romana y conectados por una pasarela que vuela sobre los restos arqueológicos. En uno de los edificios se alberga el museo y sus almacenes en el otro los talleres de restauración, biblioteca, salón de actos y dependencias administrativas.

El edificio de carácter moderno había que darle un aspecto clásico gracias al sistema constructivo empleado de hormigón se reviste de ladrillo visto, que hace de encofrado permanente. Pese a no ser estructural, este ladrillo se ha aparejado a la manera de los muros romanos, con arcos de varias roscas. Este confiere al edificio un aspecto tectónico, tanto en su interior como el aspecto exterior

El museo propiamente dicho es una nave principal y una serie de crujías paralelas y a su vez perpendiculares al espacio similar a las basílicas romanas con luz cenital y directa. Los arcos que proporciona la nave principal evocan el arco de Trajano y los contrafuertes recuerdan el acueducto de “Los Milagros”. El acceso principal se inscribe dentro de un arco rematado por un enorme dintel y un nicho. La puerta contiene bajorrelieves en bronce de Francisco López Moneo.

Vídeo del Museo Nacional de Arte Romano de Mérida

La planta baja del museo están expuestos en las tres primeras salas las piezas extraídas de los yacimientos de los espacios públicos: teatro, anfiteatro y circo.

Obra de Moneo, Museo de Arte Romano de Mérida

Las salas IV y V se dedican a la exposición de vestigios procedentes de los diferentes cultos que se desarrollaban en la ciudad: cultos imperiales, orientales, autóctonos.

Calzada romana, Museo de Arte Romano de Mérida

La sala VI recoge restos de ritos funerarios de la época, inhumación e incineración, y los diferentes enterramientos a que dieron lugar, lápidas, estelas, aras, cupas, que fueron tan abundantes en Mérida.

La sala VII se dedica a mostrar como era la casa romana; muy dada a la pavimentación por medio de mosaicos, un brocal en el pozo, bustos, capiteles y la reconstrucción de una habitación romana.

Las salas VIII, IX y X, nos muestran al foro, como espacio público de la ciudad, parte del museo donde se muestran algunas de las mejores piezas como estatuas de las principales autoridades de Auguste Emerita, emperadores, togados, objetos de bronce, adornos personales.

La planta primera, las salas IX, VIII y VII se dedican a la exposición de cerámica romana en todas sus variedades y formas, decoraciones, estilos y técnicas. Las piezas tienen diferentes procedencias e influencias.

La sala VI se dedica a mostrar una representación de una reconstrucción del columbario de Mérida.

Sala del Museo de Arte Romano de Mérida

La sala V exponen en sus vitrinas objetos procedentes de la industria y la artesanía del hueso: alfileres, espátulas, hebillas, amuletos, cuchillos, cubiletes, dados, cucharillas, etc.

La sala IV se dedica a la representación del uso del vidrio en la vida diaria de un romano, consiguiendo ejemplares de muy bella factura.

Las salas III y II presentan una extensa colección de monedas y joyas encontradas durante los trabajos arqueológicos en la ciudad.

La planta segunda esta dedicada a la sociedad, la sala I presentan los materiales encontrados que hacen referencia a la vida pública de la colonia.

La sala II se recogen los distintos vestigios procedentes del territorio de la colonia: mosaicos, ánforas, inscripciones funerarias, etc.

La sala III se refiera a los inmigrantes. La IV a diversas profesiones: con algunos epitafios de diversas familias, sobretodo referido a los acontecimientos militares, un amplio equipo de instrumentos quirúrgicos, sellos de panadero, estela de una antigua taberna.

La sala V esta dedica a mostrar el retrato romano de carácter femenino, y la VI al retrato masculino.

La sala VII se dedica al arte y la cultura relacionadas con las artes plásticas y escénicas.

La sala VIII se presenta los vestigios de la época cristiana, en lo referente al periodo paleocristiano y visigodo.

Entre las mejores obras del museo:

Dios Serapis , Museo de Arte Romano de Mérida

La estatua completa, probablemente es una representación del dios Serapis era una deidad sincrética greco-egipcia a la que Ptolomeo I declaró patrón de Alejandría y dios oficial de Egipto y Grecia con el propósito de vincular culturalmente a los dos pueblos (tradicionalmente interpretado por Pluton). Estuvo situado en el frente escénico del Teatro Romano, esta datado en el siglo I. a.C.

Diosa Proserpina, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente es una estatua incompleta, le falta la cabeza, es una representación de una musa (tradicionalmente considerada como Proserpina). Es una antigua diosa cuya historia es la base del mito de la primavera. Es la equivalente en la mitología romana a la diosa griega Perséfone. Proserpina fue subsumida por el culto de Libera, una antigua diosa de la fertilidad, esposa de Liber. Es una deidad de vida, muerte y resurrección. Estuvo situado en el frente escénico del Teatro Romano, esta datada en el siglo I a.C.

Emperador, Museo de Arte Romano de Mérida

Más adelante, estatua incompleta de un Emperador, falta la cabeza, brazos, pierna derecha y ambos pies. Realizada en mármol, destaca por la decoración de su frente y el trabajado de su vestimenta. Estuvo expuesta en el teatro y esta datada en el siglo I. a.C.

Diosa Ceres, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente escultura es una de las más valiosas y mejor conservada. La diosa Ceres –era considerada la diosa de la agricultura, las cosechas y la fecundidad–. Su equivalente en la mitología griega era Deméter. De ella reciben su nombre genérico los cereales.

Ceres era hija de Saturno y Ops (Abundancia) , madre de Proserpina, hermana de Juno, Vesta, Neptuno, Plutón y Júpiter. Y esposa de Júpiter y padre de Proserpina. Enseñó a los hombres el arte de cultivar la tierra, de sembrar, recoger el trigo y elaborar pan, lo que hizo que fuese considerada diosa de la agricultura. Su hermano Júpiter, prendado de su belleza, engendró con ella a Proserpina–. Estuvo situada en el frente escénico del teatro, esta datada en el siglo I a.C.

Togado, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente es la escultura incompleta de un Togado, falta la cabeza, es de mármol tallado sobre un pedestal, destaca por el amplio vestido y el detalle de sus pliegues propios de magistrados y senadores romanos, estuvo situada en el escenario del Teatro, esta datada en el siglo I a.C.

Ara con ménade danzante, Museo de Arte Romano de Mérida

La figura más próxima es “Ara con ménade danzante”. Formaba parte del altar cilíndrico con figuras del cortejo báquico, estuvo situada en el peristilo del Teatro Romano, esta datada en el siglo I a.C.

El Ara es el altar romano y las ménades eran las sacerdotisas de Dioniso , estaban poseídas por el dios siendo presas de la locura y la euforia, simbolizaban a los espíritus de la fecundidad.

Diosa Némesis , Museo de Arte Romano de Mérida

El museo expone un trozo de una inscripción sobre estuco pintado esta dedicado a la diosa Némesis, esta datado en el siglo III d.C.

Némesis es la diosa de la justicia retributiva de la pena, la solidaridad, la venganza, el equilibrio y la fortuna. Sancionaba la desmesura y sancionaba cuando una persona atesoraba muchas riquezas podía provocar en ellos la ruina sobre sus posesiones. Castigaba a los que no obedecían a aquellas personas con derecho a mandarlas y, sobre todo, a los hijos que no obedecían a sus padres. Recibía los votos y juramentos secretos de su amor y vengaba a los amantes infelices o desgraciados por el perjurio o la infidelidad de su amante. El fragmento de estuco dice: Dea Invicta Caelestis Nemesis.

Dos gladiadores, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente figura es un trozo de relieve de mármol donde se representa a dos gladiadores con actitud de combate esta datado en el siglo I d.C.

Pinturas del Anfiteatro , Museo de Arte Romano de Mérida

El siguiente apartado nos muestra un conjunto de pinturas que decoraban la balaustrada del podium del Anfiteatro.

Pinturas del Anfiteatro , Museo de Arte Romano de Mérida

Se representa el Venatio, recibía el nombre en la Antigua Roma los espectáculos que se celebraban en el circo o en el anfiteatro y en el que intervenían animales exóticos y salvajes, dentro de la celebración de los ludi (juegos) romani.

Pinturas del Anfiteatro , Museo de Arte Romano de Mérida

Una parte de las mejores conservadas es una imagen muy habitual en el anfiteatro: Lucha de un cazador contra una leona. Fue hallada reutilizada en una tumba en el exterior del anfiteatro. Estaba oculta por el sillar en la tumba, lo que explica la buena conservación de la pintura. Otra de las imágenes es un tigre ataca a un jabalí por detrás. Esta datada a finales del Siglo I d.C.

Retrato de Augusto velado, Museo de Arte Romano de Mérida

Una de las obras que expone el museo más famosas es “Retrato de Augusto velado”, fue realizado en mármol blanco de Carrara por lo que se cree que se trabajo fue esculpido desde Italia, tiene unas medidas de 28x24x39 cm.

Esta figura estuvo situada en la llamada Aula Sacra del Peristilo del Teatro romano de Mérida. Formaba parte de las figuras imperiales dedicadas a los rituales al emperador Augusto lleva un velo en la cabeza que lo muestra como Pontifex Maximus, la máxima autoridad religiosa.

Togado aula sacra , Museo de Arte Romano de Mérida

A su lado una serie de togados que estuvieron en el Aula Sacra del Peristilo, representan los cuerpos sin cabeza, datado en el siglo I a.C.

Las figuras de los togados se hacían en serie con distintas indumentarias y diferentes poses, una vez elegido el personaje se esculpía la cabeza y otras partes del cuerpo que pudieran definir la personalidad del magistrado. Cuando entraba en desgracia o moría simplemente había que sustituir la cabeza.

Pan y Panisco, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente figura forma parte de un grupo escultórico “Pan y Panisco”, realizada en mármol, estuvo situada en el peristilo del Teatro Romano, esta datada en el siglo I a.C; tiene unas dimensiones de 0,77 x 0,47 cm .

El personaje mitológico de Pan se encuentra a medio camino entre lo divino y lo humano, es considerado un daimon o habitante de los bosques, despreocupado e irresponsable, dotado de un enorme miembro viril y de un apetito sexual insaciable que merodea por los bosques, duerme en una caverna y se dedica casi en exclusividad a acechar ninfas, perseguirlas y seducirlas, se le considera el inventor de la siesta.

Emperador divinizado, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente escultura “Emperador divinizado”, realizada en mármol, no tiene cabeza, estuvo situada en el frente escénico del Teatro Romano, esta datado en el siglo I a.C.

Estatua representa el cuerpo de un emperador tipo Júpiter. Cubre su mitad inferior con un manto, dejando desnudo el musculoso torso. Por los hombros le caen las infulae. Espalda bien moldeada. .

Océano, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente escultura “Océano” realizada en mármol de Estremoz (Portugal); también puede representar a Anas o río Guadalquivir, tiene unas medidas de 68 x 1.98 cm .

Nos representa la figura del cuerpo de un varón esta envuelto en un manto, lleva descubierto el torso, a su lado izquierdo esta apoyado sobre un delfín. Lleva una inscripción que dice: GAIUS ACCIUS HEDYCHRUS.

Júpiter Dolichenos , Museo de Arte Romano de Mérida

Más adelante podemos ver la escultura “Júpiter Dolichenos”, realizada en mármol, esta datada siglo I a.C; tiene unas medidas de 0,74 cm de altura.

Doliqueno fue un dios romano creado a partir de la sincretización del Júpiter romano “rey de los dioses” y el culto a Baal en la antigua ciudad grecorromana de Dolique o Doliche

La decoración de la escultura bajo el cuello de la coraza aparece una Gorgona alada superpuesta a un balteus que cruza el pecho. En la zona del brazo izquierdo son visibles los humerales verticales y paralelos. La coraza aparece decorada con dos grifos alados afrontados a un eje vertical. Las alas de ambos son distintas. Una única hilera de lambrequines, pequeños y redondeados alguno con decoración; el manto va sujeto hacia la espalda desde el hombro.

Cabeza de Serapis, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente escultura “Cabeza de Serapis”, realizada en mármol, dios de origen egipcio, esta datada en el siglo II a.C.; tiene unas medidas de 30x24x24cm.

Los historiadores confirman que este dios es producto del sincretismo de las mitologías egipcia y griega. Serapis integra las divinidades Osiris y Apis egipcias, cuyo culto se asociaba con los dioses griegos Zeus y Hades.

Serapis esta representado por su cabeza tiene cabello y barba abundantes y con muchos rizos. El pelo lo lleva ceñido por una cinta anudada a la nuca. Ojos huecos para ser rellenados con otro material, posiblemente pasta vítrea. Expresión dulce y enérgica a la vez.

Cautes, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente escultura “Personaje que representa a Cautes”, realizado en mármol, esta datado en el siglo II a.C.; tiene unas medidas de 1,37x0.57 cm.

Cautes son los portadores de antorchas representadas asistiendo al dios Mitra en los iconos del antiguo culto romano de Mitraísmo conocido como tauroctonia. A Cautes se le representa siempre con la antorcha levantada.

Sacerdotisa Isis, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente cabeza “Sacerdotisa de Isis”, Necrópolis oriental, realizada en mármol, esta datada en el siglo I a.C

Isis es la diosa de la maternidad y del nacimiento, mitológicamente como la esposa y hermana de Osiris y la madre de Horus y fue venerada como la esposa y la madre arquetípica .

Torso de Venus, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente escultura “Torso de Venus”, realizada en mármol, no tiene cabeza, esta datada en el siglo II a.C.; tiene unas medidas de 36 cm de altura.

Es una fina figura de la diosa Venus se conserva el torso y las piernas hasta la altura de la rodilla, se representa en el momento que se esta ciñendo al pecho la faja, sobre su pecho esta esculpida los restos de una mano que parece abrazarla.

Cronos mitra, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente escultura “Cronos Mitra”, realizado en mármol, esta datada en el siglo II a.C; procede del yacimiento del Cerro san Albín; tiene unas medidas de 0,87 cm .

La escultura representa al dios Chronos-Mithra, deidad del tiempo infinito con cuerpo masculino y cabeza de león Tiene el torso desnudo, vistiendo tan solo calzón oriental sujeto a la cintura.

Mercurio, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente escultura “Mercurio”, fea realizada en mármol de Estremoz (Portugal), esta datada en el siglo II d.C.; tiene unas medidas de 1,5x0.84x0.66 cm.

El dios Mercurio era uno de los más importantes benefactores del comercio, pero, también mercurio era el mensajero de los dioses y el jefe de los viajeros, de los pastores y de los oradores. Estaba encargado de conducir a los infiernos las almas de los muertos. Hijo de Júpiter y de Maya.

Mosaico con escena báquica , Museo de Arte Romano de Mérida

Más adelante podemos ver “Mosaico con escena báquica”, realizado en el siglo IV d.C. Narra la escena del encuentro entre Baco y Ariadna en la isla de Naxos, tiene una inscripción con el nombre del autor EX OFFICINA ANNIBON.

Lápida funeraria , Museo de Arte Romano de Mérida

Seguimos hasta la “Lápida funeraria de sacerdote de culto imperial”, realizada en mármol se puede leer la inscripción Quintus Aefulanus Posphorus, flamen, procede de la Necrópolis Oriental.

Genio de la Colonia , Museo de Arte Romano de Mérida

Más adelante podemos ver una de las joyas del museo “Genio de la Colonia ”, realizada en mármol de Estremoz, representa la divinidad tutelas de Augusta Emerita, fue encontrada en el foro municipal en el yacimiento de una casa particular, esta datada en el siglo I d.C.

Su aparición a 40 metros del Templo de Diana hace pensar que esta figura estuvo situada allí y era un edificio dedicado al culto imperial. Es una cabeza clasicista, tiene una mirada serena, hacia el frente, con una ligera torsión hacia el lado derecho, la barbilla es redonda, la boca se presente entreabierta, tiene unos labios carnosos, la nariz es recta, los ojos son almendrados, el pelo es corto presenta unos mechones en la frente y las sienes. Sobre su cabeza lleva un velo con pliegues simétricos.

Cuppae, Museo de Arte Romano de Mérida

Entramos en la sala que expone los ritos funerarios en el Imperio de Roma, el primer objeto que podemos ver es “Cuppae” era una de los formas de señalar una tumba. Esta compuesta por uno o varios sillares horizontales que hacen de base de cimentación y sobre ellos se sitúa la cuppa que remata el conjunto, es un sillar grande rectangular y con los bordes redondeados en una sola cara. A partir de un modelo básico puede presentar decoraciones con molduras en su base o fajas. Se suele grabar con el nombre del difunto por lo general en una cartela y fue uno de los tipos funerarios más extendidos en la Augusta Emerita entre los siglos II-III d.C. Han llegado muchas de ellas a nuestros días sobretodo porque hay más de 200 empotradas en la alcazaba, reutilizadas entre sus sillares.

Tumba romana, Museo de Arte Romano de Mérida

En el centro de la sala hay un ejemplo recreado de tumba romana por inhumación. Se puede ver un esqueleto completo a medio desenterrar, entre sus utensilios que los familiares les dejaban en la tumba se puede ver varias jarras de cerámica y de vidrio. A su lado un ejemplo de lucerna –lámpara de terracota usada en época romana, tenía el cuerpo hueco para contener aceite, el cual impregnaba una mecha que asomaba por un pequeña hendidura–, el cuerpo del difunto esta semienterrado.

Las estelas verticales son otro monumento que definen el espacio funerario y servían como remate del mismo. Podrían situarse exentas o empotradas. La decoración puede ser con relieves en la parte superior, rosetas, círculos concéntricos, en algunos casos con la figura del difunto.

Estela matrimonio difunto , Museo de Arte Romano de Mérida

Un buen ejemplo de “Estela con retrato del matrimonio difunto”, realizada en mármol, esta datada en el siglo II d.C; tiene unas medidas de 89 x 2,4x88 cm.

En su inscripción aparece: Asellia Hygia an(norum) XXXIX M(arcus) Publicius Felix / amantissimi h(ic) s(iti) s(unt) s(it) v(obis) t(erra) [l(evis) / ex testamen]to matri et patri et Asell(ia) [Cl]audia fil(ia) piiss(ima).

Por encima están los retratos de los fallecidos, la mujer a la derecha y el hombre a la izquierda, Ella está peinada con raya central y moño. Cara redonda con mutilaciones. Viste túnica prendida al hombro por botones o fíbulas circulares, y manto.

El hombre ha perdido todo el rostro excepto las orejas. Es posible que fuera barbado. Parece que portaría túnica y manto abrochado al hombro izquierdo con fíbula circular que sujetaba los dos extremos del tejido.

Estela funeraria, Museo de Arte Romano de Mérida

A su lado otro tipo de estela funeraria esta es muy simple es una estricta piedra de granito donde figura la inscripción: Dis / Manibus / Pontiae / Pergami/dis / in f(ronte) p(edes) XII / in ag(ro) p(edes) IIX.

Monumento Zósimo, Museo de Arte Romano de Mérida

En la misma sala uno de los monumentos funerarios más importante de los encontrados “Monumento funerario de Zósimo”, construido en granito, tiene unas dimensiones de 2.63 x 1,70 x 1,61 m ., esta datado en el siglo II d.C.

La característica diferenciada de este monumento es su forma escalonada, compuesto por cuatro escalones y un remate final con forma de cipo.

El primer escalón esta formado por seis sillares; el segundo escalón por 4 sillares; el tercer escalón por tres sillares; el remate en forma de cipo, es un sillar que apoya sobre una de las caras menores, contiene la lápida epigráfica.

Mosaico rapto de Europa , Museo de Arte Romano de Mérida

En la misma sala hay un mosaico “Rapto de Europa”, fue encontrado en 1958 en las proximidades de la plaza de toros, esta datado en el siglo II a.C.; tiene unas medidas de 4,45x2,90 m.

El mosaico nos habla de los amores de Zeus en el momento que adopta la figura de un toro, era el padre de los dioses que se había enamorado de la muchacha y se había convertido en un toro para raptarla. Europa, al ver que el animal era muy manso empezó a jugar con él. Finalmente se sentó sobre su lomo. Entonces, el toro salió huyendo hacia el mar y raptó a Europa llevándosela a Creta. Allí se casó con ella y tuvieron tres hijos: Minos, Radamantis y Sarpedón.

Pinturas de la calle Suárez Monte, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente sala esta ocupada por “Pinturas de las calle Suárez Monte”, fueron realizadas con la técnica del estuco, están datadas en el siglo III. d.C.; tiene unas medidas de 2.10x6.75x5.90 m.

Las pinturas corresponden a una habitación con fondo de color rojo donde se describen unos cuadrados con escenas de cuadrigas y cacerías, en las que el caballo es el motivo básico. Además una estrella o roseta. Estos cuadros enmarcados por guirnaldas, llevan externamente, otros marcos sobre el color rojo, con palma cruzada por una banda o cinta ondulada.

Relieve con árbol y serpiente, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente obra “Relieve con árbol y serpiente”, esta realizado en mármol, esta datado en el siglo I d.C.

El relieve tiene una representación de un árbol que pudiera tratarse de un Laurel, entre sus ramas y ojos aparecen pajarillos que se confunden. Bajo su tronco se ve como se esta deslizando la figura de una serpiente.

Prótomo de toro , Museo de Arte Romano de Mérida

Más adelante destaca “Prótomo de toro”, realizado en mármol esculpido, esta datado en el siglo II d.C.; tiene unas medidas de 1x0.70x1.15 m.

Se trata de una ménsula del dintel de una puerta de un edificio del tipo monumental donde se representa la cabeza de un toro. Le faltan los cuernos y las orejas. Recogía sus manos delanteras por debajo del pecho. La zona posterior es una caja rectangular que se empotraría en el muro.

Relieve de Medusa , Museo de Arte Romano de Mérida

Delante de la pared principal esta “Relieve de Medusa”, realizado en mármol blanco, esta datado en el siglo I d.C.; tiene unas medidas de 1.70x1.60m.

Fragmento de clípeo con efigie de Medusa. Los gallones están enmarcados por una orla de ovas y otra más ancha de hojas de encina y bellotas. Las flores de esquina del tablero en que se inscribe la composición figurada están compuestas por cinco pétalos con botón central socavado.

Una buena parte del clípeo ha sido restituida para su instalación en el Museo.

Júpiter Amón, Museo de Arte Romano de Mérida

El siguiente relieve es de una gran importancia “Relieve Júpiter Amón”, realizado en mármol, esta datado en el siglo I d.C.; tiene unas medidas de 1,61x.80 m.

El relieve es una de las figuras que ornamentaban el pórtico del foro municipal con la figuras Júpiter Amón, rodeado de una banda sin decoración que lo separa de una orla de gallones que rodea todo el rostro. En los ángulos superiores de la lastra conserva dos flores de esquina, una de ellas incompleta, compuestas por cinco pétalos y botón central granulado.

Júpiter Amón, Museo de Arte Romano de Mérida

El siguiente relieve es del mismo tema “Relieve Júpiter Amón”, realizado en mármol, esta datado en el siglo I d.C.; tiene unas medidas de 1,62x.1,61 m.

El relieve es una de las figuras del museo de Júpiter Amón rodeado de un cordón de dos cabos que lo separa de una orla de gallones que rodea todo el rostro.

Formaba parte de la decoración escultórica del llamado "Pórtico del Foro" o "Foro de Mármol", junto al recinto del "Templo de Diana", en el centro de Mérida. Esta decoración es reflejo de la creada en el "Foro de Augusto" en Roma, sirviendo de propaganda y adulación a la figura del emperador.

Figura femenina, Museo de Arte Romano de Mérida

La siguiente escultura “Figura femenina”, realizada en mármol, esta datada en el siglo I d.C; tiene unas medidas de 1.34 m .

Representa una figura femenina vestida. Sobre el hombro derecho lleva una fíbula circular que sujeta el plegado del paño. Su pierna derecha exonerada, se marca bajo el paño. Falta la cabeza, brazo izquierdo y parte del derecho que se dobla hacia arriba.

Este fragmento formaría parte de una placa marmórea rectangular que llevaba esculpida una figura femenina, cariátide, en medio relieve . La mayoría fueron halladas en el llamado "Pórtico del Foro". Estas figuras, junto con los clípeos del mismo recinto, formaban parte de la decoración del edificio, que repetía el esquema decorativo del Foro de Augusto en Roma.

Caza del jabalí, Museo de Arte Romano de Mérida

Entre los mosaico que expone el museo “Caza del jabalí”, realizado en piedra caliza mediante la técnica Opus Tessellatum, esta datado en el siglo IV d.C.; tiene unas medidas de 1,34 m .

Era el pavimento de una estancia de una de las ricas casas de Mérida, representa una escena de caza.

Fue hallado en la llamada Villa de las Tiendas, en la comarca de Mérida. Estas villas eran residencias de campo de los nobles romanos.

El cazador se representa apoyado en su pierna izquierda en el momento que asesta con el venabulum el golpe mortal a un jabalí. Viste túnica corta ceñida al cuerpo con un cinto que monta sobre el kolpos. Con las dos manos sujeta el arma. Calza fasciae crurales

Genio del Senado de Roma, Museo de Arte Romano de Mérida

Una bonita escultura “Representación del Genio del Senado de Roma” realizada en bronce fundido, esta datada en el siglo II d.C.; tiene unas medidas de 55x24cm.

La escultura de bronce que representa a un viejo barbado que viste la toga y, debajo de ésta una túnica con mangas visible en el pecho. En la mano izquierda debió llevar un "volumen" y, posiblemente con la derecha haría ademán de señalar. Una cinta a modo de diadema o “taenia”, habitual en su iconografía, ciñe el cabello.

Se considera esta estatuilla una representación del Genio del Senado de Roma por su paralelismo con otras imágenes contenidas en monedas y relieves. Fue hallada en el estanque occidental del “Templo de Diana” de Mérida, donde pudo estar aplicada en algún muro.

Mosaico de la Nereida, Museo de Arte Romano de Mérida

Otra de las piezas importantes del museo “Mosaico de la Nereida ”, realizado en piedra caliza mediante la técnica Opus tessellatum, esta datado en el siglo IV d.C. tiene unas medidas de 3,25 x 3,75 m.

El mosaico estaba dividido en 16 cuadrados delimitados por marcos de cable y ocupados por dameros, nudos de Salomón sobre una estrella, pétalos de flor etc. En el lado derecho está representada una Nereida recostada en un toro marino con parte del manto flotando al aire a sus espaldas. La cabeza del toro fue restaurada ya en la antigüedad sin reconstruir el diseño, al igual que la parte alta del fondo blanco en la que se añadió un aspa.

Estela con retrato de matrimonio, Museo de Arte Romano de Mérida

Volviendo a los elementos funerario del museo “Estela con retrato de matrimonio”, realizado en mármol, esta datado en el siglo II d.C.

La estela lleva la inscripción: D.M.S. T. VETTI . POMPONIANVS . ANN. LXXV H.S.E.S.T.T.L. CAESIA. FELICISSIMA. MARITO. PIISSIMO. SE.VIVA. FECIT.

Caesia, la esposa, todavía en vida, se la dedicó a su marido Pomponianus.

Tiene forma de hornacina en su interior el relieve con el retrato de un matrimonio acompañada de una inscripción. Los rasgos faciales de los personajes están muy deteriorados. Flanqueada por sendas columnas que sostienen el dintel de remate y sobre él frontón triangular, los costados laterales llevan esculpidas dos guirnaldas. En la parte trasera una corona circular.

Estela Avitianus, Museo de Arte Romano de Mérida

El siguiente elemento funerario es “Estela Avitianus”, realizada en piedra caliza, esta datada en entre el siglo I y II d.C.; tiene unas medidas de 45x18x8 cm.

La estela pertenecía a un difunto de la tribu de los Aravi. Es una columna con un relieve antropomorfa, se puede leer la inscripción en latín: AVITIANVS. D. C. ARAVORVM ANN XXXVII PETRACIVS UXOR T.T.POSVIT.

Mosaico Baritto, Museo de Arte Romano de Mérida

Más adelante el “Mosaico Baritto”, realizado en piedra caliza, oppus tesselatum, esta datado en el siglo II d.C.; tiene unas medidas de 2.60x1.94 m.

El pavimento pudiera haber sido de un estanque o una habitación pequeña en el se puede ver las figuras de dos delfines junto a una crátera gallonada, con una esvástica en el cuello. Junto al ángulo próximo a la inscripción del umbral, la palabra FELIX. Otros dos peces, quizás besugos, a ambos lados del orificio central. Se puede leer la inscripción BARITTO / COLONIAE BONIS FELIX.

Busto de la Gitana, Museo de Arte Romano de Mérida

Más adelante la escultura “Busto de la Gitana”, realizado en mármol esculpido, esta datado en el siglo I d.C.; tiene unas medidas de 42x24x21 cm.

Retrato de una joven romana, tocada con un curioso peinado con flequillo de mechones largos en forma de S, terminando en dos patillas que se curvan sobre la mejilla, peinado que le ha dado tradicionalmente el cariñoso sobrenombre de " La Gitanilla ". Sin embargo, este peinado quizás se deba a una simple moda indígena imperante en la época. Los lóbulos de las orejas están perforados para insertar pendientes, algo normal en la estatuaria romana, junto con la pintura, que tampoco se conserva. Este busto tiene un uso funerario.

Antestio Persico, Museo de Arte Romano de Mérida

Más adelante la estela con el retrato masculino de “Antestio Persico” realizado en mármol de Estremoz (Portugal), esta datado en el siglo III d.C.; tiene unas medidas de 89x23,5 cm.

La estela comienza con un campo epigrafito donde se puede leer en latín: ANTESTIO PERSICO PAPIRIE EMERITEN ANN/ XXXVII.IIVIRALI.PONT.PERPETVO/ IVLIA.PERSILLA.ET.ANTESTIVS.AVITIANVS/ PATRI PIISIMO.FECERVNT.H.S.E. S.T.T.L.

En el centro de la hornacina esta el retrato del difunto es un varón aparece de frente, en reposo y captado hasta la cintura. La cabeza redonda, tiene el cabello corto que remata en un flequillo recto con profundas entradas laterales. La frente está surcada por arrugas, las mejillas son flácidas y carnosas. El eje de la nariz es una de las zonas más perdidas por la erosión, a pesar de todo era grande y ancha en la base. Las orejas son grandes, con perfil en ese. El personaje viste Toga Contabulata y túnica.

Retrato masculino, Museo de Arte Romano de Mérida

El siguiente es un “Busto de retrato masculino”, realizado en mármol, esta datado en el siglo I d.C.

Se trata de una escultura con la cabeza de un varón maduro, destaca por la perfección y su realismo, fue encontrado en la Necrópolis Oriental.

Busto retrato masculino, Museo de Arte Romano de Mérida

A su lado “Busto de retrato masculino”, realizado en mármol, esta datado en el siglo I d.C.

Es una efigie con la cara de un hombre anónimo, destaca su realización por el gran realismo, tiene una verruga bajo la comisura de los labios, fue encontrado en la Necrópolis oriental.

Musa, Museo de Arte Romano de Mérida

Más adelante se puede ver la escultura “Musa”, realizada en mármol, esta datado en el siglo II d.C.; tiene unas medidas de 143 cm .

La escultura femenina representa la figura mitológica de la Musa , tiene un instrumento musical una lira. La zona esta prácticamente sin tallar lo que indica que fue realizada para la contemplación frontal.

Estela de Lutatia, Museo de Arte Romano de Mérida

El siguiente es un elemento funerario “Estela de Lutatia Lupata”, realizado en mármol de Estremoz (Portugal), esta datado en el siglo II d.C.; tiene unas dimensiones de 60x17cm.

El monumento funerario fue titulado como estela de edícula porque la figura se encuentra dentro de un templete, era empleado para la señalización de un espacio funerario.

La joven Lutatia toca un instrumento de cuerda posiblemente un laúd, seguramente fue su profesión o bien ocupa un valor más simbólico. Se representa de frente con un movimiento a la izquierda, esta vestida con una túnica con pequeños pliegues y escote y lleva mangas largas. Fue descubierta en el área de los Columbarios.

El texto de la inscripción nos habla en latín del nombre de la joven y su edad: DMS LVTATIA LVPATA AN XVI LVTATIA SEVERA ALVMN H.S.E.S.T.T.L.

Museo de Arte Romano de Mérida

Más adelante podemos ver un grupo de pinturas mitológicas de “La casa de Mitreo”, Estas pinturas murales fueron halladas durante las excavaciones realizadas en el interior del aljibe, donde también se encontraba hundido el suelo de esta habitación. En un primer momento, se recuperaron, más o menos completos, cuatro frescos que representaban escenas mitológicas relacionadas con el mito de Baco y su triunfo sobre la India : la “Victoria (Niké) con Baco”, representado una escena habitual donde la Victoria coronó a Baco con una corona de laurel por su triunfo sobre la India ; la “Despedida de Briseida”, representa el tema de la clemencia de Baco con los reyes de la India : ante el dios se postra el rey de la India , Deríades, quizás junto a otros reyes o generales indios prisioneros suplicando clemencia; un “Baco con un tirso”, acompañado de un sátiro y con un carro tirado por tigres; y “Dionysos y Ampelo”, donde aparece Baco nuevamente con su tirso y dos sátiros o miembros de su cortejo.

Baco y Tirso, Museo de Arte Romano de Mérida

“Baco y Tirso” realizada al fresco con mortero de cal, tiene unas dimensiones de 64 x 44 cm., realizada en la segunda mitad del siglo I d.C.

Este fragmento muestra restos de dos escenas separadas por una ancha banda de color verde que forma una cruz y delimita al menos cuatro cuadritos. El superior presenta restos de dos figuras vueltas una hacia otra. De la izquierda sólo queda parte de una pantorrilla, pero debía corresponder a una figura de menor tamaño que la de la derecha. De esta se conserva el pie y la pantorrilla derecha y casi la totalidad de la pierna izquierda. Un fragmento aislado, colocado en la reconstrucción por encima del conjunto muestra parte del tórax, brazo y cabeza de una figura que pese a las coincidencias de color, parece no corresponder a las de abajo. El fondo de la composición es azul-negro, igual que en los demás cuadros. Las figuras pisan un trazo amarillo curvado en forma de voluta que delimita una superficie inferior roja. La mejor conservada presenta las piernas entreabiertas y ligeramente flexionadas, tras ellas cuelga una larga cola de animal, posiblemente un león. El trozo superior muestra el torso y parte de la cabeza de una figura barbada, con el brazo cruzado tras la espalda. Por debajo de la banda verde que separa las dos partes de la composición corre un friso estrecho en el que se representan dos tigres que arrastran un carro ligeramente cargado con un cántaro, un panadero y un tirso.

Despedida de Briseida, Museo de Arte Romano de Mérida

“Despedida de Briseida” realizada al fresco con mortero de cal, tiene unas dimensiones de 64 x 45 cm., realizada en la segunda mitad del siglo I d.C.

De este cuadro se conservan seis fragmentos, cuatro de ellos recomponen, en gran parte la mitad superior, otro contiene la inferior, y uno más pequeño, insertado entre ambas, constituye el nexo de unión.

En la parte superior, cinco figuras estrechamente unidas entre sí se recortan sobre un fondo azul negro, dentro de un rectángulo delimitado por dos trazos blancos verticales y un tallo horizontal superior ligeramente curvo. Todas las figuras gravitan entorno a la central, esta de carnación ocre claro, aparece sentada, con el tronco ligeramente vuelto hacia la izquierda y el brazo derecho cruzado ante el pecho. La cara por el contrario se inclina hacia la derecha, y rompe con la actitud del cuerpo. A su izquierda, una figura de color oscuro enjuga sus lágrimas con un paño. A la derecha, dos figuras del mismo color castaño oscuro atraen, en el momento que plasma la obra, la atención del personaje central; una de ellas situada en un segundo plano, tras él, apoya las manos en el respaldo de su asiento. Más a la izquierda, otra figura, también de color oscuro, en un plano más adelantado con respecto a este, aparece en actitud de hablar. Estas dos últimas figuras se recortan nítidamente sobre un escudo ocre claro con reborde rojizo que sostiene una tercera, tocada con casco y oculta casi totalmente tras él.

Dionisio y Ampelio, Museo de Arte Romano de Mérida

“Dionisio y Ampelio” realizada al fresco con mortero de cal, tiene unas dimensiones de 64 x 38 cm., realizada en la segunda mitad del siglo I d.C.

Composición que muestra la figura de Baco acompañado de dos satirillos a izquierda, del que sólo se conserva la cabeza, y otro a derecha, visible sólo parte del tronco y muslos y una mano. El dios aparece de frente, con el tirso en la mano izquierda, cubierto con una clámide azulada que cae sobre la espalda y coronado de yedra. Las formas de su cuerpo son marcadamente feminoides: predominan los elementos curvilíneos y los tonos blancos y ocres claros, que sólo se oscurecen en las zonas de sombra más intensa. Se apoya en la pierna derecha y flexiona ligeramente la izquierda. El brazo izquierdo, flexionado, se apoyaría a la altura del codo en el hombro del satirillo, posiblemente Ampelos, que, también coronado de yedra, le mira atentamente. El derecho, extendido, pasaría por detrás del otro sátiro, que le ofrece un racimo de uvas. Un caldero adornado con cintas y también cargado de uvas, cuelga entre Dionisos y Ampelos. La piel de los sátiros, de tono ocre oscuro, casi rojizo, contrasta con la blancura de Baco.

Victoria con Baco, Museo de Arte Romano de Mérida

“Victoria con Baco” realizada al fresco con mortero de cal, tiene unas dimensiones de 64 x 38 cm ., realizada en la segunda mitad del siglo I d.C.

Los restos muestran parte de una Nike alada con torso y vientre desnudos y piernas cubiertas por un manto que cuelga del brazo derecho y la diosa sostiene con la mano izquierda. En esta lleva una palma. La figura apoya en la pierna izquierda en tanto que la derecha queda ligeramente exonerada. El tronco está vuelto ligeramente hacia la izquierda, pero el rostro gira hacia la derecha, dirección que siguen los ojos, fijos en el objeto que la Victoria tenía en su mano derecha. La diosa lleva el pelo castaño peinado con raya en medio y sujeto con una cinta o taenía blanca, pendientes blancos y collar rojo. Por detrás del cuerpo salen las alas en tonos verdosos con ligeros retoques blancos. El cuerpo es ocre claro y el manto verde. Calza sandalias atadas con cintas. A la derecha de la figura, un trazo blanco y otro celeste marcan el límite del cuadro. En la parte inferior izquierda se aprecian restos de otra figura en forma de paño con gruesos pliegues, sin que se pueda apreciar nada más.

Museo de arte visigodo de Mérida

Aquí damos por concluida la visita al Museo Romano de Mérida porque las últimas salas están dedicadas al periodo visigodo.

Iglesia de Santa Clara de Mérida

El resto de la tarde la dedicamos para dar una vuelta por el centro y ver las tiendas más antiguas. Es tarde de carnaval y esto se ve porque mucha gente va vestida para la ocasión

Al llegar la noche sacamos el vehículo del parking de Hernán Cortés y marchamos hasta el campo de fútbol donde habíamos pernoctado el día anterior.

Día 15 de febrero (domingo)

Ruta: Mérida-Madrid Km 339; tiempo estimado 3h06'

El día comienza con un sol radiante, nos trasladamos en el vehículo a la parte del río, cerca de la alcazaba, es una zona pintada de azul pero el aparcamiento en domingo es libre.

Encontramos sitio libres en el paseo de Roma muy cercano a la calle de Almendralejo, la posición GPS del lugar corresponde con N 38º55'00.70 // W 6º 20'58.98 .

Nos desplazamos hasta la iglesia de santa Clara situada en la calle santa Julia número 5, perteneció al antiguo convento del mismo nombre, fue desamortizada y en la actualidad es la sede del Museo de Arte Visigodo de Mérida.

Museo Visigodo de Mérida

El convento de santa Clara fue fundado en el siglo XVII, el templo sigue un estilo arquitectónico barroco, empleándose en su fachada un zócalo de sillería reciclada, en la parte alta una mezcla de ladrillo y cajas de mampostería, en las esquinas se rellenan con sillares de granito y la fachada principal se realiza con el mismo material. Las portadas son renacentistas con columnas que sujetan el dintel.

El interior, la planta esta formada de una sola nave, describe una cruz latina, con los brazos del crucero y cabecera escasamente desarrollados, Las cubiertas de los tramos son de medio cañón con lunetos. El crucero, sin embargo, luce una cúpula sobre pechinas rematada con una linterna. La iglesia esta desposeída de toda ornamentación.

En el jardín de la entrada hay una estatua de José Álvarez Sáenz de Buruaga, ex director del Museo de Mérida, en homenaje a su obra.

En el año 254 se tienen testimonios de la presencia cristiana dentro del mundo romano, fecha en que mediante una carta del obispo de Cartago, San Cipriano, mandó a los fieles de la ciudad de Auguste Emerita a no seguir la los libeláticos –los cristianos que con el fin de librarse de la persecución se procuraban un certificado (en latín libellus ) que acreditaba haber sacrificado a los dioses– en la época era considerado una apostasía.

Vitrinas del Museo Visigodo de Mérida

La llegada a la ciudad de los visigodos se produce en el año 456, fue tomada por el monarca Teodorico y se produce un cambio importante en la vida de la ciudad de Mérida, dotando a la ciudad de una pujanza económica y artística.

El museo se forma en el siglo XVI con la creación de varias colecciones en uno de los palacios del Duque de la Roca. Otras campañas arqueológicas en la ciudad irán dotando de nuevas piezas.

La creación del Museo Nacional de Arte Romano, supuso la separación de los fondos romanos y visigodos, quedando estos últimos para ser exhibidos en la iglesia de santa Clara.

La colección visigoda es la más importante de España en su género. Como ya hemos visto su formación se produce en la época del renacimiento cuando algunos nobles de la ciudad comienzan atesoras algunos elementos arquitectónicos visigodos para exhibirlos en los exteriores de sus palacios.

Entre las piezas más importantes de la colección:

Epígrafe de la iglesia de santa María en el Museo Visigodo de Mérida

Epígrafe con dedicación de la iglesia de Santa María y de todas las vírgenes de Mérida, grabado en una pieza moldurada, cuya función fue la balaustrada de un edificio publico romano. Es de suma importancia para conocer la historia religiosa de Emerita, donde se menciona una iglesia que sirvió de deposito para las notables reliquias, entre las cuales estaba las de la propia Cruz del Señor, del promártir San Esteban, de San Juan Bautista o del Apóstol Santiago, en lo que constituye la mención más antigua conocida de reliquias del apóstol guerrero en España. De igual modo, otras de santos hasta entonces no atestiguados en el santoral hispano como Tirso, Ginés y Marcilla, Además, reliquias de Santa Eulalia, patrona de Mérida, entre los años 601 y 648 d.C.

El epígrafe se encontró embutido en la muralla donde servía de imposta en el arco de entrada a la Alcazaba árabe, la piedra contiene el texto o consagración litúrgica de la iglesia de santa María. La iglesia donde estuvo se considera su emplazamiento desconocido. Aunque se sabe que fue consagrada en la primera mitad del siglo VII, entre los años 607 y 648.

Mesa de altar de mármol en el Museo Visigodo de Mérida

Mesa de altar de mármol, tiene una inscripción muy fragmentada, fue reutilizada como tapa para una sepultura, tiene forma de arco de medio punto decorado con un contario canónico que apoya sobre columnas lisas de capiteles estilizados. Procede la basílica de “Casa Herrera”.

Pieza de ensamblaje en el Museo Visigodo de Mérida

Una pieza de ensamblaje tiene una decoración de roleos vegetales, realizada en mármol esta fechada en el siglo VI d.C.

Capiteles corintios en el Museo Visigodo de Mérida

Capiteles corintios con decoración de hojas lisas, y corintio con acantos de influjo oriental. Esta datado a finales del siglo IV o comienzos del siglo V d.C.

Pilastras de granito en el Museo Visigodo de Mérida

Pilastras de granito con decoración vegetal, esta datado en el siglo VIII d.C.

Lauda sepulcral de Hipólito en el Museo Visigodo de Mérida

Lauda sepulcral de Hipólito, se trata de una inscripción funeraria dentro de láurea del diácono Hipólito. Donde se indica la fecha de 20 de marzo de 508 d.C.

Epígrafe funerario de Arestula en el Museo Visigodo de Mérida

Epígrafe funerario de Arestula, esta grabado sobre la cara superior de un elemento arquitectónico. Donde se indica la fecha 26 de julio de 559 d.C.

Inscripción funeraria de Maurilius en el Museo Visigodo de Mérida

Inscripción funeraria de Maurilius, copia fidedigna de un original perdido, redactada de acuerdo con el formulario visigodo. Procede de la zona de Torremayor. Donación de D. Manuel Molana. Moderna sobre original del siglo VII d.C.

Las abundantes incorrecciones gramaticales e imperfecciones cometidas por el lapicida que la grabó indican que, muy verosímilmente, se trata de una copia, fue realizada en fecha indeterminada de un original del siglo VII d.C. En la lauda se menciona una execración contra quien quisiera violar el sepulcro de Maurilio, allí enterrado.

Lauda en el Museo Visigodo de Mérida

Lauda que contenía dos epitafios, de los que solo se conserva completo el de la parte superior, quedando el segundo reducido a los restos de algunos caracteres. Dentro de una láurea, el epígrafe que menciona Cantonus. Por debajo, un crismón. Donde se indica la fecha de 22 de diciembre de 517 d.C.

Ara prismática en el Museo Visigodo de Mérida

Ara prismática con caja de reliquias. Esta construido en mármol, pedestal moldurado consagrado a Augusto, según indica la inscripción: AUG(usto) SACRUM. Procede del Teatro y fue consagrado en época de Trajano, en el año 105 d.C. Con posterioridad, la pieza fue utilizada como caja de reliquias en alguna iglesia visigoda, quizá, en el siglo VI d.C. Para ello, se procedió al vaciado mediante cincel de la pieza, en cuyo espacio se practicó otra oquedad menor para convertirla en loculus –nicho para albergar un cuerpo– en este caso se emplea para el depositó de las reliquias.

Pilar decorado en el Museo Visigodo de Mérida

El siguiente objeto sigue la tradición romana del cincelado de la piedra, se trata de un pilar decorado con roleos, palmas arborescentes y medallones. Esta datado en el siglo VII d.C.

Pilastra decorada en el Museo Visigodo de Mérida

El siguiente objeto es una enorme pilastra, realizada en mármol de Estremoz (Portugal), tiene unas medidas de 80x44.5x27 cm.

Se trata del extremo inferior de una pilastra Está decorada en su fuste con un nervio central donde se representan nueve hojas geminadas que se corresponden en la parte inferior con otras tantas raíces coronando la planta tres hojas más y en la base de la misma 2 volutas simétricas. En uno de los extremos una zona lisa, resaltada, sin duda para esculpirla después, se aprovecha en tiempos modernos para enmarcar una inscripción que dice: LA CIUDAD DE MÉRIDA AÑO DE 1883.

Pilastra con racimos de uvas en el Museo Visigodo de Mérida

Más adelante otra pilastra decorada con racimos de uvas. Procede del posible xenodochium o antiguo hospital de viajeros fundado por el metropolitano emeritense Masona. Este hospital para peregrinos es mencionado en el opúsculo del siglo VII “Acerca de la vida y milagros de los Santos Padres de Mérida”, y sus restos se han hallado en los aledaños de la iglesia de Santa Eulalia, junto a una de las vías de salida a la ciudad.

El museo atesora muchos pilares y pilastras son elementos arquitectónicos prismáticos compuestos de basa, fuste y capitel, con decoración en sus cuatro frentes. Su función era meramente teutónica, es decir se trata de elementos constructivos exentos preparados para recibir cargas de arcos y cubierta del edificio que sustentaba.

La diferencia entre las pilastras y los pilares es que únicamente presentan dos o tres caras labradas, lo que indica que una de las caras estaba adosada a los muros dejando descubiertos los frentes decorados, tenían una función ornamental.

Son elementos que se han encontrado en yacimientos arqueológicos y resulta muy complicado poder saber en que parte del edificio pudieran haber estado situados, aunque pudieran haber estado en pórticos o atrios.

Placa nicho en el Museo Visigodo de Mérida

Entre las placas nicho que exhibe el museo destaca esta con arco de herradura con venera plana. En el intercolumnio, se decora con dos aves picoteando en un vaso central del que nacen dos palmas y una trifolia. Esta datado en el siglo VII d.C.

Nicho en el Museo Visigodo de Mérida

Otra de las obras importantes es el Nicho. Describe un arco con venerilla abovedada de donde nacen los gallones; en el intercolumnio, un crismón del que penden mediante cadenas el alfa y la omega. Bajo éste, dos ramos de vegetales. En la zona externa. A ambos lados de las columnas, dos arbustos. Esta datado en el siglo VI d.C.

Pie de Altar en el Museo Visigodo de Mérida

En el centro de la sala se encuentra el Pie de Altar, tiene una estructura prismática, muy similar a un pilar, porque comprende sus tres elementos: basa, cuerpo y capitel. Se dispone de un pequeño basamento y una escocia central. Está labrado de una forma un tanto sumaria y la decoración corresponde con la tradicional cruz paté o patada se caracteriza porque sus brazos son estrechos en el centro y se van ensanchando en los bordes que se aprecia en sus tres lados, ya que el cuarto lado aparece rebajado.

La parte superior contiene una caja cuadrada que se cerraría con una tapa dispuesta para la disposición de las reliquias (loculus). En el cuerpo, las referidas cruces paté, que en el frontal remarca un fino listel y un capitel separado por una moldura con contario. Esta datada en el siglo VII d.C.

Placa de mármol en el Museo Visigodo de Mérida

En el centro de la sala una enorme Placa, realizada en mármol de Estremoz (Portugal), tiene unas dimensiones de 0.68x0.10x1.61 cm.

Se trata de un fragmento de placa. Sobre una de sus caras está decorado con un esquema general en el que alternan, por encima de una sucesión de columnas, dos arcos piramidales y uno de medio punto. El espacio de cada uno de los intercolumnios está ocupado por un relieve con un mismo motivo reiterado hasta en tres filas superpuestas: en el de la izquierda se describen líneas ondulantes enmarcando vides; en el central aparecen tres filas de recuadros con motivos en X a su interior; y finalmente en el de la derecha otras tres filas de recuadros, en este caso con aves en su interior. Ésta última composición se ve cortada por la fractura de la pieza.

Cancel doble arco en el Museo Visigodo de Mérida

Otra de las placas, realizada en mármol, tiene unas medidas de 60x70x15 cm. Es un Cancel de doble arco. Los intercolumnios decorados con imbricaciones de semicírculos. Los arcos van decorados uno con línea quebrada y otro con rombos. La columna de la izquierda es entorchada.

Aquí damos por finalizada la visita al Museo Nacional de Arte Romano y su colección visigoda y nos trasladamos hasta Concatedral de Mérida.

Concatedral de Mérida

El templo de Mérida esta dedicado a la veneración de Santa María construida sobre las ruinas de la antigua catedral visigoda. En el siglo XV La orden de Santiago decreta la construcción de la nueva iglesia. En el siglo XVI se produce una ampliación de la iglesia con la construcción de nuevas capillas, entre las que destacan la de los Vera, la capilla bautismal y la de los Mendoza, contigua a la anterior.

La portada principal se abre a la plaza de España consta de un primer cuerpo adintelado. Sobre éste se levanta una hornacina-capilla, encuadrada entre dos columnas con capiteles de orden corintio, que alberga una imagen de Nuestra Señora de la Guía. El camarín actual se erige en 1766 sobre uno preexistente del siglo XVI mandado levantar por Francisco Moreno Almaraz, conquistador en Perú.

La Puerta del Perdón, en la fachada oriental del templo, que da a la Plaza de Santa María. Se trata de una portada neoclásica del siglo XVIII, obra de Mateo Sánchez de Villaviciosa. Consta de dos cuerpos; el inferior, con dobles pilastras cajeadas de orden jónico y el superior, con pilastras acanaladas corintias que enmarcan los escudos de Mérida y de la Orden de Santiago. Sobre ella se eleva la torre-campanario, de planta cuadrada y en donde se encuentra una caja musical del siglo XVI con 10 campanas y un reloj de incalculable valor histórico-artístico, solo comparable en España con el de la Catedral de Santo Domingo de la Calzada.

Nave de la Concatedral de Mérida

La Puerta del Norte o de San Juan Macías; recientemente consolidada tras los trabajos de restauración de la Concatedral.

El interior, la planta se divide en tres naves y tiene forma rectangular, la central es mucho más ancha que las naves laterales.

Si visitas la iglesia comenzando por la nave del evangelio, en la cabecera se encuentra la Capilla del Santísimo Sacramento . Es de planta rectangular, está dividida en dos tramos, el primero cubierto con bóvedas de terceletes en abanico. De su interior destacan el tenante de altar hispano-visigodo proveniente de la antigua catedral y el Retablo barroco de las reliquias, presidido por una pequeña imagen de la Virgen del Facistol , copia de la talla de la Inmaculada que Alonso Cano hiciera para el facistol de la Catedral de Granada.

El centro de la nave central desemboca en Capilla Mayor consta de dos tramos, cubiertos con bóveda de terceletes sobre planta rectangular el primero y en abanico el segundo, con claves decoradas con un florón vegetal y con el Cordero Místico. A ambos lados del presbiterio, bajo arcosolios, se pueden admirar los sepulcros de alabastro de Don Diego de Vera y Mendoza, de la Orden de Santiago y de su esposa Doña Marina Gómez de Figueroa.

Capilla de Santísimo Sacramento de la Concatedral de Mérida

El ábside central está decorado con un gran retablo de 1762, obra de Agustín Barrera. Tiene dos cuerpos, que dejan al descubierto una ventana del siglo XIII. La hornacina central del segundo cuerpo, que apoya sobre un basamento de pedestales, está ocupada por la imagen de la titular del templo, Santa María, ascendiendo al cielo entre ángeles, a la que acompañan los apóstoles Pedro y Pablo y las santas emeritenses Eulalia y Julia.

En el primer tramo de la capilla caben destacar los dos retablos de estilo barroco que presiden los sitiales del coro catedralicio; mientras el retablo de la epístola está dedicado a Nuestra Señora del Monte Carmelo, en el retablo del lado del Evangelio brilla con luz propia la impresionante talla del Cristo de la O, magnífica obra de la imaginería de mediados del siglo XIV.

Desde la iglesia marchamos andando para marcharnos pero antes hacemos un alto para transitar por el nuevo puente de Mérida.

El proyecto del puente Lusitania sobre el río Guadiana nace como una necesidad de preservar al Puente de Romano de Mérida del tráfico rodado. Fue un auténtico reto de la Junta de Extremadura al elegir la ciudad de Mérida como capital de la Comunidad Autónoma.

Retablo Mayor de la Concatedral de Mérida

El nuevo puente fue una obra de gran complejidad técnica derivada del aprovechamiento y capacidades resistentes de nuevos materiales, lo que ha implicado un desarrollo del uso de grandes medios informáticos.

La utilización de materiales de vanguardia como el acero estructural ST E500, de 500 Mpa de límite elástico, en grandes espesores.

Para su construcción se han empleado técnicas de calderería pesada especiales poco frecuente en este tipo de obras civiles. Dado el espesor de la secciones de acero, se aplicaron elaborados procedimientos de soldadura, confeccionando el material en el taller y las uniones en la propia obra.

El diseño propio del puente se encarga al ingeniero “Santiago Calatrava Valls” que inspirándose en la cabeza de un toro diseña su tablero

Fue inaugurado en 1991 después de tres años de construcción, y pronto se ha convertido en la principal vía de la ciudad que une la margen derecha e izquierda de la ciudad.

Puente Lusitania de Mérida

El Puente de Lusitania esta construido con una estructura continua de siete vanos con un simple arco metálico principal ( 190 metros ) de grandes dimensiones similar en su geometría con los arcos del puente romano de Mérida, está formado por tres cordones principales tubulares de acero de alta resistencia de 900 milímetros de diámetro y un espesor de pared de 40 a 90 mm . curvados para ajustarse a la parábola del puente. La parte de los extremos ha sido diseñada en hormigón, el tramo central es metálico para dotar al puente de mayor flexibilidad y ligereza. Desde el arco cuelgan 23 parejas de péndulas de cables revestidas de acero inoxidable que soportan el tablero central.

El tablero está diseñado por una viga que hace de cajón central, de 4,45 m de canto y 6,6 m . de ancho, se le adosan unas piezas especiales para formar las arcadas inferiores que sustentan los tableros laterales

Dispone de tres vías, la central dedicada a un uso peatonal de 5,5 metros y en los extremos para sendos carriles dedicados al tráfico rodado de 7 metros de anchura, quedando a un nivel más bajo respecto al central para dotarlo de una proyección más elevada respecto a los coches.

Casa de Oropesa

Todo el conjunto del puente descansa sobre pilas de hormigón armado cimentado sobre pilotes anclados en el lecho del río Guadiana.

El diseño del puente se integra dentro de la noche gracias a la concepción de Calatrava en la necesidad de ser un elemento destacado tanto con luz diurna como en nocturna.

Aquí dejamos esta estupenda ciudad de Mérida y regresamos directamente a Madrid. Antes de llegar hacemos una breve parada para comer en Oropesa, es una bonita ciudad que merece un vistazo pero lo dejamos pendiente para otra ocasión.

Las coordenadas del aparcamiento que empleamos para comer en la zona histórica son: N 39.91895 // W 5.17142 .

Después de comer según bajamos de la parte alta de Oropesa descubrimos la reciente área de autocaravanas y servicios, se encuentra situada en las coordenadas GPS N 39.92127 // W 5.16719 . Esta algo más retirada pero es un buen lugar para pasar la noche tranquilos.

Paisaje de Oropesa

Los pocos kilómetros que nos quedan para llegar a Madrid los consumimos por la A-5 siendo la entrada fluida. El contador parcial de nuestro vehículo indica que hemos recorrido 705 Km.; los doy por bien aprovechados .

 

-FIN-

by

© Fotografías, vídeos y textos son propiedad:

Ángel López

© Bajo el soporte de:

www.viajeuniversal.com

   
PULSE PARA IR AL COMIENZO