VERSIÓN PARA IMPRIMIR
BLOG DEL VIAJE POR LOS AROMAS DE LA VERA (CÁCERES). por Ilis
 
Directorio:
Otros Blogs:

Alberca

Almagro

Arribes del Duero

Baeza

Cataluña

Córdoba

Cáceres

Cuenca la Mancha

Soria

Extremadura y Portugal

Burgos

Gibraltar y Marruecos

La Rioja

Campo de Criptana

Granada

Granada

Granátula de Calatrava

Herrera del Duero

Hoces del Duratón

Huesca y Lérida

Ibiza

Monfragüe

Plasencia

Polientes

Pueblos de Andalucía

Río Duero

Río Lobos

Sevilla

Teruel

Valencia

Zaragoza

Aromas de la Vera (Cáceres)

EL VIAJE

Silla especial del emperador Carlos V, Yuste

El emperador vino a morir a un reino de silencio. Así lo narra la historia: Carlos V falleció a las dos y media de la madrugada del 21 de septiembre del año 1558. Tres semanas antes había enfermado. El más poderoso dignatario de la Europa del siglo XVI quiso morir en la modestia de un monasterio, perdido entre las rugosidades de la alta Extremadura, allá donde los vientos silban y los cielos son anchos y diáfanos.

Una lápida de mármol recuerda hoy el hecho histórico a las puertas del monasterio de Yuste, que ahora, cuando ya ha pasado la celebración del quinto centenario del nacimiento real, ha recuperado su tranquilidad de costumbre.

Yuste está en la comarca de La Vera. No hay en Cáceres tierra más perfumada que ésta. Su aliento dulce y sereno viene de los almendros, las higueras, los olivos y los castaños que la tapizan. Sujeta por la sierra de Gredos, por sus catedrales nevadas y picudas. La Vera forma un territorio alomado que refrena sus pendientes en el anguloso lecho del río Tiétar. Más allá, al sur, aguardan los páramos de Campo Arañuelo.

Los viajeros habrán pasado por Jaraiz de la Vera, que es capital administrativa de la comarca y el centro primigenio de la elaboración del pimentón, puesta su atención en Yuste. A cada momento hay visitantes que merodean por las puertas, a la espera de turno para la visita guiada. Dentro, aguardan los salones y dependencias privadas que habitara el emperador. Aquí siguen su cama, su oratorio y su sillón de reposo, al lado de los ventanales que filtran la luz blanca del mediodía.

 

Plaza en Garganta de Olla, Cáceres

El monasterio de Yuste está amordazado por castaños y robles. A la caída de la tarde, los viajeros ascienden por la angosta carretera que los lleva hasta Garganta la Olla. Entre curvas del camino se abren miradores luminosos, y a lo lejos se divisan el valle del Tajo y extensas plantaciones de tabaco. El sol de la tarde, inclinado y taciturno, matiza el verde horizonte.

Muy cerca, Garganta la Olla arropa monumentos de interés como la iglesia de San Lorenzo o la calle Chorrillo, donde está la Casa de las Muñecas, con la fachada azul que parece premonitoria: las crónicas de la época aseguran que acogió un prostíbulo concurrido por el séquito imperial.

A los pies del monasterio está Cuacos de Yuste. El pueblo es modesto y callado. Sus hombres se afanan desde muy temprano en las labores del campo. Hay huertas con árboles frutales y acequias viejas por donde rumorea el agua, que baja limpia de la sierra de las Horquillas. Cuacos tiene más de una plazuela y varias fuentes. En una calle con soportales se vislumbra una vivienda de cierta entidad; en ella, entre sus sombrías galerías y comedores, vivió Jeromín, el hijo bastardo de Carlos V y Bárbara de Blomberg. Antes de su muerte el emperador lo reconoció como hijo. Adoptando entonces el nombre de Juan de Austria y sirvió a la corona española, que ostentaba su hermanastro Felipe II. Sin embargo, pese a sus méritos en el arte de la guerra, nunca fue reconocido como infante.

Retablo de la Iglesia de San Lorenzo, Garganta de Olla, Cáceres

La Vera es una región templada y amable, ¿Quién lo diría?, una tierra tan esquinada en el mapa, tan distante de los centros de poder y, paradójicamente, tan fértil y copiosa en historia. En Jarandilla de la Vera se advierte el peso de los siglos en el castillo de los Álvarez de Toledo.

Entre la robustez de sus dependencias se hospedó el nieto de los Reyes Católicos, mientras se concluían las obras de su palacete en Yuste. Hoy, el castillo es parador de turismo. La entrada, flaqueada por dos torreones cilíndricos, luce sobre la portada el escudo imperial de Carlos V. Al fondo de su patio de armas, un prodigio de armonioso equilibrio, entre los torreones cúbicos se disponen las dos soleadas galerías.

Saciado el apetito en los fogones del parador, el viajero deberá armarse de valor para subir la empinada cuesta que conduce al Guijo de Santa Bárbara. Pero habrá merecido la pena. Desde estas alturas, de crestones grisáceos y valles cerrados, se contempla una vista prodigiosa. Los vecinos del Guijo son hospitalarios. Ofrecen al visitante un vaso de “gloria” que es como llaman aquí a un licor dulzón y fresco, elaborado artesanalmente con uva y frutos del bosque.

En las cercanías de Guijo, entre sus escarpaduras, se localiza la cueva de Viriato. La leyenda sitúa en ella la morada de este mítico guerrillero que luchó contra las legiones romanas. Poco se sabe sobre aquel soldado celtíbero, salvo que murió a manos de sus propios correligionarios.

En Losar de la Vera, las procelosas gargantas precipitan su caudaloso caudal cuenca abajo. “Agua para el Tiétar” dicen los vecinos. La garganta de Cuartos está a las afueras de la población. Un puente romano de dos ojos salva su precipitado cauce. En los días dorados de verano, los vecinos y los forasteros sofocan como pueden el calor del mediodía entre las aguas cristalinas.

 

Arquitectura de la Vera, Cáceres

Unos kilómetros adelante en la ruta, pasado Viandar, emerge Valverde de la Vera. Una calle larga, empedrada, une las extremidades de este pueblo, mientras por su centro discurre una fina acequia. A los lados están las casas de mampostería, reforzadas por carcomidos tablones de madera barnizada, con los aleros corridos que aportan a la calle generosas sombras. La plaza mayor de Valverde es hermosa y colorista, y posee un irrefutable aliento de pueblo antiguo. Y es que Valverde de la Vera conserva la atmósfera de pretéritos siglos, como síntoma de la soledad que larvó estas tierras antiguas. La Vera, toda ella, está asida a la historia.

 

 

 

 

 

Arquitectura de la imposible en la Vera (Cáceres)

-FIN-

 

by

Ilis

© Fotografías y textos son propiedad:

www.viajeuniversal.com

   
PULSE PARA IR AL COMIENZO