PULSE PARA SABER MAS PULSE PARA SABER MAS PULSE PARA SABER MAS PULSE PARA SABER MAS PULSE PARA SABER MAS PULSE PARA SABER MAS PULSE PARA SABER MAS

 
Directorio:

Todo comienza por un sueño de Georges Pompidou, que deseaba "ardientemente que París posea un centro cultural” . Después de suceder en 1969 al general De Gaulle como presidente de la República, aquel sueño se convirtió en un proyecto presidencial. En 1972 comenzaron las obras en la explanada de Beaubourg (nombre de la calle adyacente) en un barrio popular situado en el centro de París, a dos pasos de Les Halles de Baltard, el mercado de abastos que por entonces se estaba demoliendo. El primer presidente del Centro Pompidou D. Robert Bordaz, defendía con ardor el credo de "la cultura para todos".

El concepto -agrupar un museo, una biblioteca, un espacio dedicado a la creación industrial y arquitectural y otro a la experimentación musical- es revolucionario. Los arquitectos seleccionados para esta obra mediante concurso público fueron: el británico Richard Rodgers y el italiano Renzo Piano.

Fue inaugurado en 1977 por el presidente Valéry Giscard d'Estaing dentro de una controversia por su imagen y su alto coste, el Centro Georges Pompidou absorbió la séptima parte del presupuesto del Estado para la cultura. Un edificio para exponer el arte y creaciones modernos bajo todas sus formas de expresión como es el: vídeo y cine, salas para reuniones, una biblioteca gigantesca, librería, cafetería, terraza panorámica, y ahora también un cibercafé: todo ello hasta las diez de la noche incluido el fin de semana.

Dentro de la política de adquisiciones, así como la abundancia de donaciones y daciones, hacen que el MNAM sea actualmente el museo de arte moderno más rico del mundo junto con el MoMA de Nueva York. Los grandes maestros de principios de siglo, Brancusi, Chagall, Kupka, Laurens, Picasso, Rouault se codean allí con los artistas de la posguerra, Balthus, Fautrier, así como Fontana, Hartung, Mathieu, Poliakof, Tinguely, Soulages, de Stäel o Vieira da Silva. Aunque inevitablemente existan ausencias que los interesados consideran crueles. En total un tesoro de 35.000 obras, de las cuales el 95% esperan en la "bodega" a ser expuestas por turnos, pues el museo, instalado en el tercer y cuarto piso, es demasiado exiguo.

Su proyecto produjo un gran desconcierto entre la sociedad del momento: un mastodonte transparente, cinco pisos de cristal y vigas metálicas, con todas las entrañas (escaleras mecánicas, tuberías y conductos de climatización) a la vista y pintadas de vivos colores: verde para el agua, azul para el aire, amarillo para la electricidad, rojo para los ascensores, gris para los pasajes, blanco para la estructura.

El impacto de las primeras grandes exposiciones lleva la fama de Beaubourg al mundo entero. Junto a la serie de los famosos "París", de 1977 a 1981, consagrados a los intercambios artísticos entre "París -Nueva York", "París-Berlín", "París-Moscú" y "París-París", las retrospectivas dedicadas a Dalí (1979), Pollock (1982), Bonnard (1984), Kandinsky (1984), Vienne (1986), Andy Warhol (1990), Matisse (1993) o Brancusi (1995) atrajeron entre 200.000 y 840.000 visitantes cada una. La pluridisciplinariedad anunciada es una realidad. Las exposiciones temáticas -"La Ville" en 1994 dedicada a la ciudad, "Féminin/Masculin" en 1996- hacen vibrar a Beaubourg desde la planta baja al último piso.

Sufrió una profunda rehabilitación desde 1997 a diciembre de 1999 que supuso un frenazo tan brusco en las exposiciones y en la manifestaciones culturales mas vanguardistas de la capital francesa, eso se notaba en el sentimiento del gran público.

El día 1 de enero de 2000 y tras dos años de obras, se volvieron a abrir las puertas del Centro Pompidou, llamado definitivamente por los parisinos "Beaubourg", como una de las calles adyacentes. La famosa "máquina cultural" reaparece liberada de los estratos que se habían ido superponiendo en sus veinte años de funcionamiento. Veinte años de éxito: su profusa programación atrajo a cinco millones de visitantes, franceses y extranjeros. También se ha aceptado su arquitectura, a la vez maciza y transparente, así como su visible tubería multicolor y su "oruga" colgante de escaleras mecánicas en el flanco oeste, que se ha convertido en el logotipo del edificio.

La renovación se ha centrado en ampliar el espacio y mejorar la circulación, por ejemplo a través de una nueva señalización con colores. El primero que ha ganado con ello es el Museo Nacional de Arte Moderno que se convierte, con 14.000 m 2 repartidos en dos plantas (4 a y 5 a ), en el mayor museo del mundo dedicado al arte del siglo XX, incorporando la escultura, la arquitectura y el diseño.

Posee 45.000 obras, de 1905 a nuestros días, de las cuales 1.400 (800 antes) están expuestas de forma permanente, en parte gracias a sistemas giratorios.

La capacidad de la Biblioteca Pública de Información (BPI), ocupa tres plantas y cuenta ahora con 2.000 plazas. 350.000 obras están a la libre disposición de público en 14 km de estanterías y se concede gran importancia a los nuevos media y a Internet, con 370 pantallas de consulta, utilización colectiva de los Cdrom, así como una biblioteca multimedia con 100 plazas de consulta individual. En un espacio de autoformación, 120 consolas individuales (de las cuales 5 son para invidentes) permiten aprender 135 lenguas y dialectos, ofimática y PAO (publicación asistida por ordenador). Todos los departamentos se benefician de los excepcionales medios de que dispone el Centro.

   
 

Galería de imágenes del Centro Georges Pompidou de París:

CENTRO POMPIDOU
 
   
PULSE PARA IR A LA PARTE SUPERIOR DOCUMENTO